Béisbol Cubano

Yulieski Gurriel: el hombre que ha logrado casi todo

Que los Astros de Houston es el nuevo campeón de las Grandes Ligas ya no es noticia. Por lo menos de inmediatez no le queda nada, pues la epopeya viene sonando desde el pasado miércoles 1 de noviembre. Aunque, para una franquicia que jamás en su historia había ganado una Serie Mundial, la noticia de un triunfo de esta envergadura fácilmente puede resultarle eterna hasta el mismo momento que el título no les pertenezca. Siempre la trascendencia de lo nunca antes ocurrido va a tener un plus extra, y si dudan, pregúntenle a los seguidores de los Astros y a sus jugadores.

El espirituano Yulieski Gurriel fue uno de los bendecidos por la gloria del triunfo inédito con los Astros  y ese resultado se hizo más especial para él, al llegar en un momento justo de su vida: en su temporada de novato en la MLB y como ampliación de una carrera deportiva que puede ser objeto de envidia para cualquier otro pelotero.

Con ese anillo de Serie Mundial, el cubano de 33 años,  que celebró la apoteosis exhibiendo su bandera, sonriente y orgulloso a más no poder, presume de un privilegio muy raro de encontrar en la actualidad: el de haber participado en casi todas las finales de los grandes eventos deportivos del béisbol y de certámenes multideportivos, desde Campeonatos Mundiales juveniles hasta Juegos Olímpicos. En la mayoría de las discusiones del título en las que Gurriel participó, terminó vistiéndose de dorado.

A continuación les ofrecemos un resumen de las principales finales en las que concursó el decimosexto cubano en acomodarse un anillo en las Mayores, alguien que en su debut en Series Nacionales con Sancti Spíritus fue subcampeón, al perder su equipo ante Holguín en una de las finales más reñidas de cuantas recuerdo, y en su caso terminar sobre .300, con siete jonrones y 26 dobles.

Remontémonos 15 años atrás. En 2002 la selección nacional cubana logró el cetro del Campeonato Mundial juvenil en Canadá, tras vencer en la final 9-6 al representativo de Taipei de China. En esa lid, en la cual se recuperó el primer lugar de 1996, las dos grandes estrellas por la Mayor de las Antillas eran el habanero Juan Carlos Linares y Yulieski, quienes a la postre se incluyeron en el Todos Estrellas, junto al capitalino Eliú Torres.

Ese mismo año, aunque solamente registró tres veces al bate sin inatrapables, fue una de las piezas del equipo que se proclamó campeón en la Copa Intercontinental celebrada en La Habana, donde nuestro país terminó sin derrotas en diez partidos.

Al año siguiente se coronó por primera vez en unos Juegos Panamericanos, los celebrados en Santo Domingo, que a la vez fue la novena corona al hilo para Cuba en estos eventos multideportivos. En la final ante Estados Unidos, que concluyó 3-1, el yayabero impulsó la carrera del empate y durante la justa promedió para .364, con ocho imparables, entre ellos dos dobles y par de cuadrangulares.

También en 2003 acudió a su primera Copa del Mundo, desarrollada en La Habana, donde subió a lo más alto del podio, después de que su equipo venciera por el oro a su similar de Panamá. En nueve encuentros bateó para .368 y sobresalió por su producción de extrabases, al ligar cinco dobles, un triple y tres bambinazos, y contó con slugging de .789. En 2004 logró lo que constituye el sueño de muchos deportistas, al ser campeón olímpico en Atenas, donde estuvo entre los líderes de la ofensiva cubana en casi todos los choques y se despidió con average ofensivo de .343.

En 2006 tuvo la suerte de participar en el estreno del Clásico Mundial, evento que hasta la actualidad ha celebrado cuatro ediciones y Gurriel asistió a tres de ellas. En la primera estuvo a punto de lograr otro título en su expediente, pues Cuba cedió en la final ante Japón en un encuentro cargado de adrenalina desde los primeros compases. Con línea ofensiva de .273, nueve incogibles, dos tubeyes e igual número de vuelacercas, fue elegido en el All Star de la justa como el mejor segunda base.

Meses más tarde obtuvo su primer cetro en Juegos Centroamericanos y del Caribe, en la fiesta deportiva que acogió Cartagena de Indias, Colombia, donde su plantel dispuso en la final 7-1 ante República Dominicana, en un partido en el que el hijo de Lourdes Gurriel disparó doble y jonrón.

A pesar de ser una lid de bajo nivel, fue campeón con el equipo cubano que intervino en el XIV Torneo de Rotterdam, Holanda, en julio de 2013. En esa nación europea fue seleccionado el MVP del certamen y promedió .304, fue primero en total de bases (11) y no cometió error en 12 lances.

Como camarero jugó la Serie del Caribe de 2015, la única que ha ganado un elenco cubano después de su retorno a esta justa, como lograron los Vegueros de Pinar del Río, dirigidos por Alfonso Urquiola, tras vencer por el primer lugar a los mexicanos Tomateros de Culiacán 3-2. En el juego decisivo Yulieski conectó un bambinazo que significó la carrera de la victoria y fue incluido en el All Star de la lid.

Es preciso aclarar que Gurriel estuvo en más de una final de Juegos Panamericanos, Copas del Mundo y Copas Intercontinentales, por lo que se escogió un solo ejemplo para este trabajo, en este caso la primera ocasión que logró coronarse en esos torneos. (Néstor Pérez) (Foto tomada del periodico Trabajadores)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top