Otros Deportes

Yasmani Copello: el bronce olímpico cubano que compite por Turquía

Por DAVID DÍAZ

Si bien es cierto que la comitiva cubana de 28 o 29 atletas que competirá en el inminente Campeonato Mundial de atletismo en Londres, del 4 al 13 de agosto, solamente puede tener confianza de medallas en la pertiguista Yarisley Silva y las discóbolas Yaimé Pérez y Denia Caballero, en ese evento universal se darán cita otro grupo de cubanos nacionalizados por varios países, de los cuales algunos tienen posibilidades de incluirse en las finales de sus respectivas pruebas  y otros son candidatos serios a lograr medallas.

Aparte del Orlando Ortega, artemiseño en representación de España, el otro atleta que tiene muchas oportunidades de subir al podio es el vallista largo habanero Yasmani Copello Escobar, quien desde hace varios años compite bajo la bandera de Turquía, sin ser un nacionalizado más, pues de las ocho medallas alcanzadas por esa nación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, él aportó un metal bronceado el 18 de agosto con tiempo de 47.92 segundos, su marca personal al aire libre.

En la actual temporada el capitalino comanda el ranking de los 400 m/v de la Liga de Diamante con 19 puntos, dos más que el estonio Rasmus Magi, mientras que el noruego Karsten Warholm marcha tercero con 16 unidades.  En las tres paradas de ese evento que participó accedió al podio, siendo segundo en Oslo y tercero en Estocolmo y Londres.

La primera ocasión que lo vi competir bajo la bandera otomana fue el 25 de agosto de 2015, en la final de su prueba correspondiente al Campeonato Mundial de Beijing. Copello  ocupaba uno de los carriles y lo hacía luciendo una camiseta blanca en su mayoría, con un hombro negro y el otro rojo, el nombre de Türkiye visible, y las inseparables luna y estrella de la enseña de ese país.

Era lógico que el vallista no tuviera de turco ni un pelo, por lo que con rapidez busqué en los archivos, ese nombre y ese apellido se prestaban para ser cubano. Mi intuición no me falló y descubrí que Yasmany era de la Isla, exactamente de La Habana, y se trasladó hacia Turquía en el 2012, obteniendo la nacionalidad más de un año después.

Este capitalino nacido el 15 de abril de 1987 tuvo una corta pero no escasa trayectoria compitiendo por su nación de origen, cuando en 2006 archivó un cuarto puesto en el Campeonato Nacional de Atletismo y más tarde una quinta plaza en las desaparecidas Olimpiadas del Deporte Cubano, concursando en ambos certámenes en los 400 m/v.

En la contienda siguiente percibió sendas marcas personales durante la realización de torneos domésticos, en su especialidad habitual y en los 400 metros planos, donde también reflejaba potencial, válido para incluirse en las postas de 4×400 m. A la sazón, una competición que daba sus primeros pasos, los II Juegos Deportivos del ALBA en Venezuela, sirvieron de estreno internacional para Yasmany con laudables rendimientos, merced de un cetro como miembro de la cuarteta de 4×400 m y un subtítulo en su prueba fuerte, solo vencido por la principal figura cubana Omar Cisneros.

Clasificar el relevo largo masculino para la cita estival de Beijing 2008 estaba entre los planes de la Federación Cubana de Atletismo. Como antesala a la fiesta olímpica se encontraba el Campeonato Iberoamericano de Atletismo, en Iquique, Chile (a mediados de junio), reunión en la que Copello ganó el oro como integrante de la posta y al mes siguiente cruzaría la meta segundo en los 400m/v, detrás del jamaiquino Isa Phillips, en el certamen centrocaribeño, previsto del 4 al 6 de julio en Cali, Colombia.

En definitiva, el relevo largo cubano clasificó a la justa olímpica en suelo chino, y si bien no alcanzó preseas (resultado que sería descabellado pensar), sirvió para endurecer el currículum deportivo del capitalino, con su primera vivencia bajo los cinco aros.

Una copia mimética de lo acontecido en territorio venezolano ocurrió en 2009 durante la tercera versión de los Juegos Deportivos del ALBA. En esa propia campaña intervino en el Campeonato Centroamericano y del Caribe, donde quedó relegado a un quinto escaño, con el consuelo incorporado de ceder ante figuras de talla mundial como el trinitario Jehue Gordon, el dominicano Félix Sánchez y el boricua Javier Culson. Los dos años venideros estuvieron fraguados por un roce competitivo internacional muy precario para él, sobresaliendo su éxito en la Copa Cuba de 2011, el último evento por el que sudó bajo su país.

Ya en predios turcos y dejando Cuba a sus espaldas, arranca concursando en representación del club atlético Fenerbahçe, con el que alcanza la victoria en la lid nacional interclubes. En su incursión primaria en el meeting Val de Reuil, Francia, dejó como impronta su mejor crono de por vida, un 49.54 segundos al aire libre en los 400 m/v. El 30 de abril de 2014 fue, sin temor a equivocaciones, uno de los días más felices para él, al otorgársele la nacionalidad turca y estar disponible para rivalizar por ese país en cualquier evento internacional.

En el último campeonato del orbe tuvo la exclusiva de ser el primer representante de Turquía en la historia en involucrarse entre los ocho mejores hombres en los 400 m/v; destrozó su cota personal de aquel entonces y el récord nacional de su segundo país, con 48.46 segundos en una de las semifinales. Al año siguiente logró su primer gran desempeño con la nación euroasiática al ganar su modalidad en el Campeonato Europeo de Ámsterdam con 48.98 segundos.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top