Historia

Yadier Pedroso y la bola que le cantó la vida

A lo mejor Yadier Pedroso hubiese sido el lanzador que enfrentó a Japón el primer día del IV Clásico.

La tristeza me ha encontrado por estos días. Ya no duele que Cuba se haya despedido del Clásico Mundial. Total, a los fiascos  de nuestro equipo nacional acostumbrado estoy. Pero por estos días he venido recordando que el Clásico Mundial de tanto brillo que tiene, también opaca. Este evento fue la antesala del fallecimiento de alguien con quien hablé dos veces, ambas rápidas, y si no puedo decir que fue mi amigo, sí se ganó mi respeto y de cada aficionado cubano que gusta del béisbol y de la compleja maña del buen lanzar. Ayer, hace cuatro años, murió Yadier Pedroso.

Pocos días después de regresar con el quinto lugar en el III Clásico, Pedroso inundó Artemisa de congoja.  Era sábado 16 de marzo de 2013, de noche. Yadier manejaba un auto, en compañía de su novia Yanet y de su amigo futbolista Raciel Sánchez, miembro de la selección nacional. Cerca de Artemisa, en la carretera Mangas Central, su auto se estrelló contra un camión de caña. Los tres fallecieron, instantáneamente casi. Las imágenes del accidente son un conflicto de dolor y tristeza. Su vehículo quedó destrozado, fue una fiel respuesta de cuán violento fue el choque y el estado en que quedaron los cadáveres. Pedroso dijo adiós prematuramente, con 26 años.

Cuentan que José Manuel, su padre, su entrenador y quizás hasta su más temprano ídolo, sufrió muchísimo por el deceso de un hijo que le había dado la alegría que él no pudo conseguir con tanto resplandor como pelotero. Pedrosito, como le decían muchos en Artemisa y más allá, se aburrió de integrar equipos Cuba. Es más, de no haber fallecido, completamente seguro estoy que él, junto a Yuliesky Gurriel y Norberto González, tendría la distinción de ostentar la participación en tres ediciones de los Clásicos Mundiales (2006 y 2009).

Desde su primera vez con el uniforme de las cuatro letras, cuando era apenas un niño, hasta su última competición internacional, aproximadamente 20 veces tuvo la dicha de lanzar por su país. La primera ocasión que conformó el equipo grande fue a la Copa del Mundo de Holanda 2005. En el Campeonato Mundial juvenil de Taipei de China 2004, con 18 años, ganó el juego de la final ante Japón, permitió un solo indiscutible y derrotó a un lanzador que no necesita presentaciones, como Yu Darvish. También fue incluido en el All Stars de la lid y nombrado como MVP.

En breve debutó en la XLV Serie Nacional. Salió por la puerta ancha once veces, solo cayó en cuatro encuentros, su efectividad fue de 2.47. Cinco años pasaron para que fuera una de las almas del solitario título que alcanzó en su historia el extinto equipo La Habana. El sino se antojó que su presencia en las Series Nacionales se redujera a ocho campañas, paradójicamente un número que los chinos lo dan como de buena suerte. Ese tiempo a Yadier le alcanzó para solidificar una carrera sobre el box como pocos han tenido, merced a promedio de carreras limpias de 3.15, 75 triunfos y 30 derrotas menos, 333 transferencias y 853 estrucados.

En su momento fue uno de los jerarcas del mejor cuerpo de pitcheo que tenía Cuba, con unos Vaqueros de la talla de Miguel Lahera, Jonder Martínez, José Ángel García, Miguel Alfredo González y el zurdo alquizareño Yuliesky González.

No caben dudas que la vida le cantó una mala jugada y hasta me da por pensar que es cólera lo que siente ante la suntuosidad de algunos lanzadores cubanos. Hace medio año nos llevó a José Fernández, hace 37 años nos quitó a Changa Mederos y hace 42 años nos privó de Huelga. A veces no nos queda más que la resignación o la impotencia.

A lo mejor Pedroso hubiese sido el lanzador que enfrentó a Japón el primer día del IV Clásico, cuando habían pocas opciones y la mentalidad estaba adaptada a jugar un partido que estaba perdido desde antes del primer inning. Tal vez Yadier Molina no fuera el único Yadier en las Mayores. Pero qué triste es que todo sea tal vez, a lo mejor, quizás. (David Diaz)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top