Béisbol Cubano

Víctor Mesa, los refuerzos y cuando las cosas te salen bien

Por segunda ocasión en tres meses la Serie Nacional 57 descorrió sus cortinas para exhibir el esperado programa de selección de los refuerzos. Si en octubre correspondió a la elección de los 30 jugadores que se incorporarían a los seis conjuntos que avanzaron a la segunda fase, hoy fue el turno de los cuatro elencos que animarán la postemporada a partir del venidero jueves 4 de enero, los cuales solicitaron, como se debía, tres peloteros cada uno, para totalizar 12 atletas entre Matanzas, Las Tunas, Industriales y Granma.

La inmensa mayoría de los seleccionados, como era lógico, fueron lanzadores (9), mientras que el resto estuvo distribuido en dos jugadores de cuadro y un patrullero.

Realmente hay que decir que al mentor capitalino Víctor Mesa las cosas le salieron a pedir de boca, pues ante las necesidades de las otras tres selecciones y las bondades del sorteo, pudo reforzar con puntillas de acero su cuerpo de lanzadores, con la incorporación de dos de los mejores abridores del campeonato, el pinareño Erlys Casanova y el avileño Vladimir García, mientras que mucho debe aportar el zurdo artemiseño Misael Villa en la función que ocupe. De esa forma, el maltrecho staff de serpentineros de los Leones debe enderezar considerablemente.

En el caso de los Cocodrilos matanceros, su director Víctor Figueroa optó por la experiencia de los pitchers Miguel Lahera y Yosvany Torres, que deben ser empleados en roles diferentes, dígase Lahera como matador y Torres como iniciador. Pongo un asterisco sobre ambos, pues presentaron lesiones en diferentes momentos del campeonato y su rendimiento exitoso pasa por una incertidumbre. El otro jugador fue el jardinero espirituano Frederich Cepeda, quien se sabía que era un fuerte candidato a ser elegido por cualquier de los cuatro conjuntos en puja.

La tropa tunera de Alberto Civil obedeció a la sólida tanda ofensiva que poseen y centró sus intereses en la búsqueda de tres lanzadores que pudieran robustecer un staff que presenta como mayor debilidad el pitcheo de segunda línea, fundamentalmente la carencia de un taponero efectivo.

Para curar esa herida se incorporará el cerrador con más salvamentos en la  pelota cubana, el artemiseño José Ángel García, además del pinareño Vladimir Baños y el camagüeyano Yosimar Cousin, que están llamados a tener protagonismo como iniciadores, aunque el agramontino bien puede ser el primer relevista largo de Civil.

Por último, el granmense Carlos Martí, manager de los actuales monarcas de la Serie Nacional, apostó por perfeccionar su cuadro, algo que era un secreto a gritos, y convocó al torpedero holguinero Yordan Manduley y al utility avileño Raúl González, mientras que el tercer elegido resultó el veloz lanzador vueltabajero Raidel Martínez, quien participó en el Campeonato Panamericano Sub 23 en Panamá y tiene vivencias en la pelota japonesa.

A continuación, los refuerzos según el orden que fueron pedidos:

Víctor Figueroa (Matanzas): Miguel Lahera (Artemisa, lanzador), Frederich Cepeda (Sancti Spíritus, jardinero) y Yosvany Torres (Pinar del Río, lanzador).

Alberto Civil (Las Tunas): Vladimir Baños (Pinar del Río, lanzador), José Ángel García (Artemisa, lanzador) y Yosimar Cousin (Camagüey, lanzador).

Víctor Mesa (Industriales): Vladimir García (Ciego de Ávila, lanzador), Erlys Casanova (Pinar del Río, lanzador) y Misael Villa (Artemisa, lanzador).

Carlos Martí (Granma): Yordan Manduley (Holguín, jugador de cuadro), Raúl González (Ciego de Ávila, jugador de cuadro) y Raidel Martínez (Pinar del Río, lanzador). (Pedro Villavicencio)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top