Béisbol Cubano

Teófilo Pérez: “Me retiré queriendo ser el lanzador más ganador de mi provincia”

El lanzador agramontino Teófilo Pérez (derecha) actualmente se encuentra en México, como parte de un contrato de colaboración

Por los interminables laberintos que tiene la red social Facebook se suele encontrar una cantidad de personas insospechadas. Conocidos que hace muchos años no vemos, completos desconocidos y un grupo, que en mi condición de enfermo de muerte por el beisbol no puedo pasar por alto, compuesto por una creciente lista de peloteros que vi jugar en Cuba e incluso admiré por diferentes razones. Uno de ellos es el camagüeyano Teófilo Pérez Constante, lanzador con historial de 16 Series Nacionales y balance de 129 victorias, 128 derrotas, efectividad de 4.19, 1061 ponches en 1999 entradas y 26 encuentros salvados. Raudo y veloz le “robo” algunos minutos de su sesión de entrenamientos en México.

“Estoy ahora como entrenador en México, como parte de un contrato de trabajo por Cubadeportes. Exactamente me desempeño en la empresa minera Lic. José Cerillo como preparador de todas las categorías, desde los cinco años hasta mayores. Además, no he dejado de lanzar, pues todos los domingos juego un torneo de veteranos y represento al equipo Cardenales de la Cabra”, afirma uno de los integrantes del pequeño grupo de serpentineros agramontinos que han ganado 100 o más encuentros en la pelota de la Isla, en compañía, entre otros, de Oscar Romero, Gaspar Legón y Vicyohondri Odelín.

“Me retiré en el 2003 por decisión de la provincia. No estuve de acuerdo con esa determinación, quería seguir lanzando y te recuerdo que me quedé a una entrada de las 2000. Quería ser el lanzador más ganador de mi provincia. Luego rectificaron, pero no quise continuar y solo tenía 31 años. Nunca tuve lesión en mi brazo, aquí pitcheo y los mexicanos se sorprenden”, declara el agramontino, a quien le hicieron su retiro oficial en 2011, junto al también lanzador  Luis Campillo.

Se traslada en el tiempo y pone lentamente en el chat que “en la temporada del  año 2000 fue mi mejor desempeño, cuando gané 14 partidos y solo tuve una derrota. También  te digo que de 1993 hasta 1995 alcancé resultados relevantes que me llevaron a integrar las selecciones nacionales a las Universiadas de Buffalo 1993 y Fukuoka 1995. No tuve suerte para integrar los equipos Cuba grande, pero participé en topes contra los profesionales de México, de Japón, de Venezuela, contra una selección de Alemania, acudí a un torneo en Rotterdam (Holanda), participé en los desaparecidos torneos José Antonio Huelga y me involucré en varias preselecciones nacionales, como la de los Juegos Olímpicos de Sidney 2000.

“Una cosa que atentó a que yo tuviera más resultados positivos es la cantidad significativa de juegos que perdí por diferencia de una carrera. Yo rendí en el beisbol cubano, si conmigo fueron justos o no, se lo dejo a los entrenadores del equipo Cuba”, expresa Pérez, que una vez en el retiro del deporte activo se desempeñó como entrenador de pitcheo de su provincia en las Series Nacionales de primera categoría y Sub 23.

“En mis años en los equipos de Camagüey recuerdo que dependíamos de una buena defensa, sobre todo en el infield con Miguel Caldés, Luis Ulacia, Sergio Quesada y Leonel Moa y un receptor como Miguel Zayas.  Además, contábamos con un buen pitcheo, integrado por Luis Campillo, Fernando Tejeda, Omar Luis, Neurys Fernández, entre otros”, rememora el novato del año de la temporada 1987-88 y compañero de otras luminarias en territorio de tinajones como Loidel Chapellí y su hermano Laidel, Orlando González, entre otros nombrs que hicieron de aquellos Toros un conjunto respetable.

Agradecer a Teófilo las palabras para los lectores de Cronodeportes  (http://cronodeportesonline.com) y éxitos en su labor actual. (David Diaz)

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top