MLB

Rusney Castillo: dar palos pa´volver a las Mayores

Por DAVID DIAZ

Interesante la encuesta que propuso desde diciembre pasado el sitio especializado AlBat. En aquel entonces preguntaba si podría el cubano Rusney Castillo volver a la titularidad de su equipo los Medias Rojas de Boston y con el clic que yo di en la opción sí hace unos minutos, el sondeo, después de seis meses y con una totalidad de 437 votos, ubicaba el 71 por ciento en aficionados que le dan su total confianza al jardinero, mientras que el otro 29 asegura que el avileño no será una de las piezas regulares de su conjunto, aunque tal vez piensen y no lo plasmen, porque no exista esa opción, de que retornará al conjunto principal.

Pero, para ganarse la titularidad, primero tiene que subir a las Mayores, a ritmo de números destacados en AAA con su plantel Pawtucket Red Sox, perteneciente a la franquicia de Boston y una de las selecciones de la Liga Internacional, como va realizando hasta este momento. Es que Rusney no tiene otra que seguir “dando palos” para convencer y no llevar al desencanto a los Medias Rojas, que por él pagaron una cifra exorbitante de 72.5 millones de dólares en agosto de 2014, sumidos en un ambiente esperanzador de que Castillo fuera una palanca importante en pos de cambiar la cara del equipo.

Su elenco marcha tercero en la Zona Sur –compuesta por otros cinco equipos-, con balance de 33 victorias y 29 derrotas, y Rusney ha sido una pieza fundamental en varios de los triunfos de su novena, como asegura la página oficial del Pawtucket Red Sox.

Les digo que el cubano, compañero de equipo del lanzador guantanamero Roenis Elías, se ha tomado muy en serio regresar a la Gran Carpa, pues posee promedio ofensivo en 53 juegos de .295 –el mejor de su escuadra, según las veces al bate reglamentadas-, líder en indiscutibles con 64 en 217 veces al bate, mandamás en tubeyes con 17, puntero en anotadas (36) y en bases robadas (nueve en once intentos), segundo en cuadrangulares (9) e igual posición en slugging (.498) y tercero en carreras remolcadas (27).

Su temporada del debut en las Grandes Ligas fue la de 2014, cuando culminó con average de .333 (12 incogibles en 36 veces al bate) y par de cuadrangulares, para apropiarse con más estabilidad de un puesto en la alineación en la contienda siguiente y llegar a promediar en 80 juegos .253 (69 en 273), solo cinco vuelacercas, 10 dobles y un .OBP de 28.8 que salta como una de las mayores flaquezas del avileño: recibe escasas transferencias y se embasa poco. Ya en 2016, ni siquiera llegó a las 10 veces al bate y disparó par de hits, en una franca muestra de que a su club le tembló muchísimo la seguridad de ofrecerle mayores oportunidades.

Y ese es el panorama que vive Rusney, titular este año con los boricuas Criollos de Caguas en la Serie del Caribe y militante por cinco contiendas de los Tigres avileños de Roger Machado. De continuar así en AAA, no dudo que le vuelvan a dar el chance de subir a las Mayores, pero debe recordar que el abanico de oportunidades llega el día en que se cierra. (Foto: Christopher Evans, http://www.bostonherald.com)

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top