MLB

Racismo o vendetta del impotente

Por JESÚS SUÁREZ-VALMAÑA

Foto tomada de ABC.com

Voy a empezar diciendo lo que siempre he dicho: que los cubanos de estos tiempos tienen una triple barrera cultural para jugar en cualquier lugar y circunstancia de los USA: 1) el origen muy humilde en la mayoría de los casos, 2) el lenguaje (ambas compartidas con los demás latinos) y una tercera muy contrastante: el venir de un país de contexto socioeconómico totalmente diferente.

Sí creo que Yulieski -irónicamente denotando en su rostro algunos rasgos asiáticos en la mezcla de sus raíces- como todos los cubanos, debieran tener una tutoría especial para que aprendan una serie de “reglas de conducta”, como esta respecto a las minorias; lo mismo entender que aquí hay en todos lados hay una cámara que te hace escrutinio de lo más personal en cualquier parte.

Pero está claro, si se investiga objetivamente este “incidente” descomunalmente exagerado y sacado de contexto, es que no hubo dolo o intención exprofesa de insultar a Darvish ni la cabeza de un guanajo; aunque si debe aprender la lección y como máximo bastaría una disculpa pública.

Sin embargo lo que veo es una aviesa y malintencionada voluntad de quitarse del medio deshonesta y antideportivamente a un adversario que está acabando con ellos a la ofensiva y a la defensa, en vez de ponerse a batear en los dos juegos que han perdido con solo 9 hits por 26 los Astros.

Y Darvish, con un historial parecido con los Rangers de fallarle las piernas en los juegos decisivos o claves, apareció en una entrevista posterior luciendo hipócrita en mi opinión luego que ni había notado algo muy fugaz e inofensivo y que pasó muy lejos de sus ojos (precisamente los generadores de la controversia), muy adentro del dogout rival, estando Gurriel sentado en el banco. Así “con acción retardada” el japonés se hizo el “gran humillado y muy afectado” en un evidente “cranque o chucho” de algún torpe ejecutivo de los Dodgers buscando un pretexto para sacarse un hueso rival de gratis!

¡Cuidado azulinos!, porque esto puede ser contraproducente avivando la animosidad del contrario y la siempre influyente reacción de los fanaticos en campo adverso, aún si no aplicarán la extrema medida de suspenderlo en plena Serie Mundial (Y PARA NADA LO DIGO POR SER CUBANO).

Y digo más: esto es justo una muestra del doble standard hipócrita en el país que ahora exhibe el presidente más evidentemente racista de su historia más reciente; alguien que frecuentemente hace insultos a las minorías o sectores específicos, desde burlarse grotescamente de un incapacitado -con un gesto mucho más evidente de body language que este pretendido de Yulieski, o hasta contra mexicanos, mujeres -explícitamente- y “pasándole la mano” al líder del KKK, la organización racista más repulsiva de este país.

Pero, claro, a nadie se le ocurre por ello ponerle una sanción disciplinaria de abandonar la Casa Blanca por un día -para bien de él- y darle unas vacacioncitas jugando golf por Mar-a-Lago!

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top