Béisbol Cubano

¿Qué ocurrió con los otros dos peloteros excluidos por Higinio Vélez?

Por DAVID DÍAZ

Memorable fue el momento en que Higinio Vélez compareció en el programa televisivo Mesa Redonda, hace pocos días, como antesala de la 57 Serie Nacional de beisbol.  Entre otros temas, tocó algo que se imponía desde antes y que de haberlo obviado, el país entero iba a poner el grito en el cielo, más alto de lo hecho. Expuso su argumento sobre la separación de la actual contienda de Michel Enríquez, alguien a quien sí le pega la popular frase pronunciada por Carlos Tabares del pellejo en el terreno, aunque ahora me pongo a pensar si es verdaderamente un sello legítimo del 56 de Industriales y ahora coach de tercera de los Azules de Víctor Mesa.

Higinio exponía que el pinero, quien resolvió por su cuenta un contrato en la Liga del Norte de México, quedaba fuera por incumplimiento del contrato con su plantel provincial, el cual tiene una duración en el presente de cuatro años. Pero el directivo cubrió con el mismo manto de Michel al tunero Yordanis Alarcón, quien participa en la Italian Baseball League, y al industrialista José Pablo Cuesta, que también se enroló en el beisbol italiano, pero en la Serie A, circuito de menor calidad.

Ambos jugadores estaban dispuestos, luego de concluir los respectivos compromisos contractuales que ellos mismos se buscaron, a incorporarse a defender las aspiraciones de sus conjuntos. Sin embargo, de nuevo Higinio, en representación de la Federación Cubana, volvió a pisar en falso y dejó desprovisto a los Leñadores y a los Leones de dos hombres que iban a ser, nadie lo dude, vitales en las ansiadas clasificaciones que buscan Pablo Alberto Civil y Víctor Mesa, después de serles esquiva en la campaña anterior.

Víctor tiene una gran migraña con su cuerpo de lanzadores, pues no ha podido utilizar en los inicios al zurdo Ian Rendón, a Noelvis Entenza y a Frank Montieth, los dos primeros enfrascados en la Intercounty Baseball League de Canadá y el liseño intervino en su segunda temporada en la pelota italiana y lanzó el juego de hoy ante Cienfuegos. Todos ellos contaron con la aprobación del principal organismo beisbolero de la Isla.

Por ello, José Pablo Cuesta, natural de Arroyo Naranjo y con ocho temporadas jugando por Metros e Industriales, hubiese sido un abridor por excelencia en el staff habanero, amparado por el desempeño tenido con el club Fontana Sala Baganza, que si bien no fue espectacular como en 2016 con el conjunto de Cagliari – de los 13 triunfos de su antiguo plantel, él aportó ocho, con apenas un fracaso, 114 ponches en 81.2 entradas, brillante efectividad de 1.32 y le conectaron para anémico average de .166- estuvo muy acertado, si se tiene en cuenta que su plantel varias veces no respondió ofensivamente, algo que atentó en contra de sus números finales.

De todas formas, el capitalino, que llegó por primera vez a la nación europea en abril de 2016 por un contrato de trabajo ofrecido por el Cagliari y debe retornar a Cuba a fines de este mes, ganó cinco choques y perdió seis, mostró efectividad de 1.68, propinó 164 ponches en 101.2 capítulos, su control fue muy bueno y apenas regaló 18 boletos, le batearon para .172 y no soportó ningún vuelacercas. Madero en ristre bateó para .449 (22 hits en 49 oportunidades), seis dobles, un triple, dos jonrones y 11 remolcadas, en tanto su novena quedó fuera de los play off, con 11 triunfos y 17 fracasos, pero mantuvo su condición de equipo de Serie A.

Mientras que el otro excluido, el antesalista Yordanis Alarcón, es bastante probable que haya resuelto desempeñarse con el Polisportiva Padule Bas, gracias a los contactos de Yordanis Scull, compañero de él con los Leñadores de Las Tunas y quien vive su segunda contienda con esa escuadra bambina.

Aunque su escuadra, con tres triunfos y 29 fracasos, hace rato le dijo bye a la postemporada, Alarcón ha promediado para .350 (36 indiscutibles en 103 veces al bate), seis dobles, 17 remolcadas y siete estrucados. Obviamente que Yordanis tendría un puesto de responsabilidad en la alineación tunera, además de la antesala asegurada, pues es uno de los jugadores con más años defendiendo esa equipo oriental: 16 campañas, promedio ofensivo de .277, 160 tubeyes, casi mil indiscutibles y 442 remolcadas.  Sin ser ese gran bateador que resulta su hermano Yosvani, ha servido como refuerzo de los conjuntos de Granma, Pinar del Río y Camagüey.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top