Otras Ligas

Misael Siverio encuentra su camino en Quintana Roo

Por IGNACIO VALENZUELA

El zurdo villaclareño Misael Siverio terminó por coronarse en 2013 en el Campeonato cubano  y armó su maleta para buscar su sitio fuera de Cuba. Siverio se unía a una larga lista de villaclareños que han desfilado rumbo a la pelota profesional. Hizo lo que todos aprovecharon una salida del equipo cubano a Estados Unidos, y se marchó a hurtadillas del lugar.

Enseguida hubo manifestaciones de odio hacia su abandono en medio de un torneo competitivo, como las del entonces mentor Víctor Mesa, cuando dijo que: “Ya ustedes saben de la porquería que hizo Misael Siverio, al abandonar a sus compañeros”. Pero el “Barbero de Placetas” como le llamaban tenía un objetivo en mente, superarse, ser cada día mejor, y nada de esto importaba.

“Desde el pasado año tenía hecha la decisión de jugar en Grandes Ligas”, citó a Siverio un blog de Miami, donde vive la principal comunidad del exilio cubano. “Espero poder cumplir mi sueño” y lo ha hecho.

Un año después de romper vínculos con la Federación Cubana, ya Misael Siverio estaba subido al box de un equipo profesional como las Águilas de Mexicali, finalistas en la última Serie del Caribe. Allí ganó tres juegos, salvó seis y perdió uno, con average de 2,45. Abanicó a 36 bateadores que se le pararon en home. En su debut profesional diría: “Realmente era como para impresionarse, había infinidad de scouts con cámaras de video y fotográficas, pero me sentía confiado”. Salió de Cuba tirando rectas, curvas y una especie de tenedor. En los meses de entrenamiento en México ha conseguido apropiarse de otros recursos que lo perfilan hoy como un pitcher más completo y difícil.

“Con Campillo se aprende mucho, ahora ya tiro sliders, bolas de nudillos y mejoré el tenedor, pero ponché a muchos con el cambio de velocidad”, comentó Siverio, que entonces medía 5.9 pies y andaba por las 210 libras de peso.

Esto fue una excelente muestra. Fueron unos excelentes numeritos, que lo llevó a que los Marineros de Seattle se fijaran en él. En noviembre de 2016, el zurdo Siverio se abría una brecha camino a la Gran Carpa. Siverio firmaba un pacto con la franquicia de Seattle por seis temporadas y alrededor de 3.5 millones de dólares.

No pudo hacerse entre los titulares de la franquicia marinera, pero se mantuvo allí con un contrato de liga menor, con los Jackson Generals, de Clase Doble A, dentro de la Southern League. Allí estuvo una temporada, donde terminó por irle muy mal con desbalance de 5 y 12, PCL de 4,35, aunque mantuvo su férreo control y liquidó a 110 bateadores, lo máximo que ha ponchado en su carrera profesional.

No se amilanó el placeteño y aunque entre 2015 y 2016 rondó en varios equipos, terminó recalando en los Tigres de Aragua de la Liga Profesional Venezolana, con ellos ganó un juego y si no se hubiese lastimado el brazo de lanzar hubiese asistido a la Serie del Caribe y se hubiese encarado con algunos de los suyos del team Cuba.

Recuperado volvió a la batalla con Los Mochis, donde trabajó con un viejo conocido como Jesús Manso, su entrenador de pitcheo cuando el título de Villa Clara en 2013. Era como volver a casa. Con los Mochis también ganó un partido, y acumuló un PCL de 2, 25.

A mediados de 2016 volvió a las ligas independientes americanas, con los Sioux Falls Canaries. Allí ganó 3 y perdió 6 juegos, con mal average de 6,28. Pero otra vez su control lo destacaba, pues ponchó a 53 y solo boleó a 19.

Por estos días volvió a México, con un equipo de categoría Triple A, Quintana Roo. Ya con 28 años, el lanzador villaclareño está más hecho, más probado tiene balance de 1-1 en una liga que todavía está en desarrollo.

En su última salida ante los Piratas de Campeche, trabajó seis entradas, con nueve inatrapables, cuatro carreras permitidas dos de ellas limpias, siete ponches y dos pasaportes a la primera almohadilla. Siverio encontró su camino, no ha dejado de buscarlo desde que puso un pie en Estados Unidos y vio su meta más cerca, quizás no llegue a Grandes Ligas, pero ya acumula un currículum victorioso, y un historial donde su premio al esfuerzo ha valido la pena.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top