Ligas Menores

Los cinco cubanos que recientemente llegaron al paro en Estados Unidos

El debut en Grandes Ligas del mayabequense Néstor Cortes con los Orioles de Baltimore este martes y el acostumbrado accionar del resto de la armada cubana en ese circuito estadounidense, estuvo antecedido por cinco duros fiascos para jugadores cubanos vinculados a organizaciones de las Mayores. Cuatro de los involucrados que se quedaron sin trabajo pudieron al menos jugar en las Menores, sin embargo, el quinto ni siquiera pudo desempeñarse una entrada a ese nivel, un vivo ejemplo de que firmar un contrato es apenas el inicio de un largo derrotero cuyo final puede ser doloroso y sorpresivo.

Esa situación es la que padeció el receptor Dariel Crespo Fuentes, quien a finales de agosto de 2017 llegó a un acuerdo de Ligas Menores con los Mellizos de Minnesota y cuando lo obvio impulsaba a pensar que su estreno sería este año, la franquicia determinó que el artemiseño ya no estaba en el camino de sus intereses.

Duro golpe me imagino para este muchacho de 25 años que tiene un lacónico trayecto en el beisbol rentado, hace más de dos años, al compilar dos veces al bate sin inatrapables con los Cañeros de Los Mochis en la Liga Mexicana invernal. En las categorías inferiores encontró su espacio en el Torneo Panamericano (AA) en México 2008 y luego en el Campeonato Mundial juvenil en Canadá 2010, junto al granmense Guillermo Avilés, el espirituano Lourdes Gurriel Jr., el mayabequense Jorge Carlos Soler y sus coterráneos Yasiel Balaguert y Lázaro Hernández.

Con los Cazadores artemiseños participó en cuatro temporadas, con average de .235, pero a la defensa era todo un virtuoso —promedió para .984—, pues estuvo una parte de su carrera bajo la égida del pinareño Juan Castro. Lo que pudiera nombrarse como su madurez ofensiva ocurrió en su última contienda, la 54, con average de .303, 70 imparables, 17 dobles, cuatro triples y dos jonrones.

Otro que se quedó en el paro, por decirlo de una forma diferente, fue el jardinero de 25 años Reydel Medina, que permaneció durante tres años en algunos de los equipos inferiores de los Rojos de Cincinnati —entre Rookie y AA—, con promedio ofensivo de .240, 264 incogibles, 115 extrabases (59 tubeyes, 20 triples y 36 jonrones), pero se ponchó 373 ocasiones en 1070 veces al bate —aproximadamente uno cada tres oportunidades— y su OBP estuvo por debajo: .284.

El pelotero habanero, que salió de Cuba en 2011 y no esperó a debutar en Series Nacionales, fue uno de los integrantes del seleccionado cubano cadete que intervino en el Campeonato Mundial de Taipei de China 2009, donde tuvo, entre otros compañeros, al tunero Roberto Baldoquin, al pinero Andy Ibáñez y al talentoso capitalino Rogelio Armenteros. Su más reciente experiencia profesional la firmó en la anterior Liga Colombiana con los Tigres de Cartagena y coincidió con el experimentado jugador de cuadro pinareño David Castillo.

Ahora le toca al caso más llamativo. Aseguro que para Pablo M. Fernández fue un cubo de agua gélida conocer que el equipo que se inclinó por sus prestaciones un día y le aseguró un contrato de ocho millones de dólares, ya no tendría más vínculos con él. Los Dodgers de Los Ángeles le pusieron fin a la ostentosa firma lograda en marzo de 2015 y así el lanzador, que necesitó pasar por el quirófano durante su militancia con los Dodgers, trabajo en las Menores en 2015 y 2017 y la fase más avanzada a la que llegó fue a Clase A+.

El diestro de 28 años —jugó siete temporadas en Cuba, sirvió como refuerzo una vez de Matanzas y ganó 32 choques, perdió 30, salvó 40 y fijó efectividad de 3.58— en Ligas Menores lanzó 15 juegos, inició 14, logró balance de tres triunfos, tres fracasos, promedio de carreras limpias de 5.98 y en 55.2 entradas le conectaron 54 hits, ponchó en 52 ocasiones y nada más regaló nueve transferencias.

Millán en los juveniles fue uno de los pitchers cubanos en el Campeonato Panamericano de México 2007 —también estaban, entre otros, el zurdo guantanamero Onelkis García y el villaclareño Freddy Asiel Álvarez— y en la primera categoría vistió cuatro veces el traje del team Cuba, entre ellas al Tope en Nicaragua de 2012, la Semana de Haarlem 2012 y a la gira por Taipei de China y Japón previo al segundo Clásico Mundial.

Otros casos que también se reportaron recientemente de peloteros cubanos que fueron liberados por sus equipos en las Menores son los del avileño Pedro Echemendía Jr. y el tunero Lázaro Leyva, ambos serpentineros derechos.

Echemendía, de 26 años y dos Series Nacionales, perteneció al sistema de granjas de los Cardenales de San Luis, llegando hasta AAA, con registro de 13 triunfos, seis derrotas, efectividad de 3.50, 18 rescates y 128 ponches y 47 boletos en 182.2 episodios. En el caso de Leyva, que se fue rumbo a España con 15 años y fue convocado a la selección nacional de ese país que participó en las eliminatorias para el pasado Clásico Mundial, en 2014 llegó a un acuerdo con los Orioles de Baltimore y en dos años en las Menores no se agenció triunfos y sí cuatro reveses. (Marvin López)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top