Liván Delgado: “Mi mente está en la MLB y a la vez sueño con jugar en Industriales”

25 Marzo, 2017 2:10 am1 commentViews: 363

Liván Delgado tiene un gran futuro de por medio.

Tiene apenas 15 años y en junio participará en el Campeonato de España de la categoría sub 18. Luego, cuatro meses más tarde, pondrá a rodar su talento en el torneo ibérico sub 21. Sus anhelos no son simples. Jugar algún día con los Industriales de Cuba y como todo pelotero que sueña en grande, ser un jugador de talla MLB. Para ello se prepara fuertemente con el fin de ganar un puesto en Proyecto 90, iniciativa de los ex jugadores Kleivert Rodríguez y Yadel Martí que promueve la captación de talento en Europa.

El sanmiguelino Liván Francisco Delgado Castañeda llegó a la pelota gracias a su padre que le contaba historias de cuando él jugaba y el progreso que ha tenido este deporte. Empezó a los cinco años en el estadio de Veracruz en su municipio, una instalación que fue convertida en lo que es hoy día gracias al esfuerzo de los padres y de los entrenadores.

“Estuve tres años en la categoría 7-8 y a mi primera competición oficial fui como invitado, ya que no tenía la edad exigida. Después transité por las demás categorías, pasando por todas las posiciones. En el 11-12 comencé a lanzar. Así fue como tuve la oportunidad de hacer preselección para el equipo La Habana. Después, con 11 años, pasé al Sub 15, obteniendo buenos resultados, fundamentalmente como pitcher e hice mi segunda preselección provincial.

“En mi último año me convertí en el primer abridor del plantel de San Miguel, estuve de invitado en la competición de la categoría sub 18 e hice mi tercera y última preselección, todo eso con 14 años. Ya luego seguí entrenando, pero no estuve en más competiciones porque vine a España”, explica el adolescente, que vive hoy día junto a sus padres en Madrid.

¿Por qué consideras que nunca te escogieron para integrar el conjunto de La Habana en las respectivas categorías que hiciste preselecciones?

“Porque siempre iban los que estaban en la EIDE y no se valoraba mucho a los nuevos talentos. Aunque nunca me seleccionaron, jamás perdí ni las ganas de superarme cada día más, ni el deseo de trabajar cada vez más fuerte. Mis padres siempre estuvieron ahí para mí, mi papá como entrenador y mi madre como psicóloga, pues cada vez que salía algo mal durante un partido, ella hablaba conmigo y me hacía convencerme de que había que seguir luchando.

“A lo largo de mi carrera deportiva he tenido varios incidentes que me decepcionaron y me llevaron a pensar en dejar la pelota. Desde entrenadores que ponían a jugar a jugadores con poca calidad, por algo extradeportivo, hasta otros con los que no simpatizaba y no me ponían a jugar sabiendo que estaba en buena forma”.

Hace casi un año que marchaste a España, ¿cómo fue tu llegada a un país en el que el beisbol goza de poca popularidad y apoyo?

“Cuando llegué a España en junio todo estaba preparado, puesto que mi padre ya había buscado un equipo y a la semana de estar aquí comencé a entrenar. En septiembre fui a mi primer campeonato Sub 15 en Barcelona. Fue una buena experiencia, ya me había integrado en el equipo, pero allá en Cataluña hay mucha más calidad que aquí en Madrid. Obtuvimos un quinto puesto y terminé como líder en entradas lanzadas y ponches, empatado con otro cubano.

“Antes de ese evento fui a Coruña a jugar unos partidos amistosos y luego de eso he participado con mi conjunto en partidos ante Francia y Bélgica. Ahora estoy enrolado en la primera categoría de la liga de la comunidad de Madrid, en la que participan nueve equipos, con presencias de varios cubanos.

“Aquí en España existe potencial para trabajar, pero no hay apoyo suficiente de la Federación y de las diferentes organizaciones. El terreno donde yo entreno pertenece al Ayuntamiento y para poder acceder a él y entrenar hay que pagar. En esa misma instalación y por ese mismo método, entrenan varios equipos, por eso solo contamos con tres horas a la semana, equivalente a tres días de entrenamientos. No obstante, hay buenas condiciones como jaulas de bateo e instrumentos suficientes para realizar una buena preparación”.

Liván te queda todo un mundo por delante…

“Es cierto. Ahora solo pienso en seguir preparándome y participar de forma satisfactoria en todos los campeonatos de este país y en un futuro llegar a ser un jugador profesional y si puedo jugar al más alto nivel del beisbol estadounidense, la MLB, mucho mejor.

“Además, tengo otro sueño desde pequeño, que es jugar con los Industriales. Me fui de Cuba, pero no he perdido ni mi identidad ni mis raíces y aunque es verdad que deseo probar suerte en la MLB,  también  me gustaría jugar con ese equipo de mi país. Para lograr esas ambiciones potencio mi juego en todas las posiciones, pero ser lanzador es algo que me encanta, ya que tienes el control del partido y hasta que no suelte la pelota, no puede haber acción en el campo. Además que te ofrece más posibilidades de poder entrar en un equipo. Tengo buen control y cada día trabajo para mejorarlo más, tengo buena velocidad y domino varios lanzamientos”. (David Diaz)

 

Tags:

Leave a Reply