Béisbol Cubano

Leonardo Goire (al centro): la nueva cara de la Comisión Nacional de Beisbol

“La Dirección Nacional de Beisbol (DNB) es el organismo institucionalizado por el INDER para llevar las políticas del béisbol cubano. Se diferencia del resto de las comisiones nacionales porque es una entidad que abarca todas las categorías y procesos sustantivos que hay dentro de nuestro deporte nacional, dígase aspectos como el científico-técnico, organización de los torneos, calendarios competitivos, preparación de los estadios, organización de los hoteles. Esto lleva un andamiaje grandísimo desde el punto de vista logístico”, dijo en mayo de 2015 al sitio digital Cubadebate, Heriberto Suárez, en aquel entonces en funciones como director de la DNB.

Aunque ya Suárez no es la figura en el cargo, sustituido desde enero de este año por el otrora lanzador espirituano Yovani Aragón, la descripción realizada sobre el ente por el federativo es una ventana diáfana sobre los objetivos que concibe la organización. Por eso, aunque las culpas de una derrota en eventos internacionales, por sentido común tengan que ir a parar a los peloteros o al director del supuesto equipo, en Cuba muchas veces se equivoca el camino de la sentencia y la furia se desata con la Comisión Nacional, polémica, conservadora y perfectible.

La Comisión Nacional no es santa ni mucho menos, de hecho varios se cuestionan la permanencia de algunos de sus directivos y dan constancia de deficientes gestiones. Pero tampoco es justo que todos los palos vayan a descansar sobre su lomo. Recientemente hizo una jugada interesante. Carlos Louis, quien se desempeñaba como Jefe Técnico de la Comisión Nacional desde 2005 y como resultado más notable como director en las Series Provinciales habanera, aparece un subtítulo con Playa en 1999, fue levantado de su asiento y ahora su sustituto es el matancero Leonardo Goire Prada, alguien con un currículo sugerente.

Antes de hablar al respecto, es bueno recordar un poco sobre su trayectoria como pelotero en Series Nacionales, donde jugó durante doce temporadas con los equipos matanceros (Citricultores y Henequeneros), y promedió para .286, con 1102 indiscutibles, 488 anotadas, 141 dobles, 29 triples, 54 jonrones, porcentaje de embasado de .369, 439 remolcadas, 455 boletos y 83 bases robadas en 141 intentos. A la defensa, el antesalista, que bateaba a la derecha, rindió average de .942.

Intervino en par de Copas Intercontinentales (Bélgica 1979 y La Habana 1983), además de ser campeón en los Juegos Panamericanos de Caracas 1983. Su última temporada fue la de 1988-89 y participó en el Juego de las Estrellas de 1982, en el que su equipo Occidentales perdió 3-6. Fue compañero en los conjuntos yumurinos de luminarias de nuestros clásicos domésticos como Félix Isasi, Wilfredo Sánchez, Pablo Hernández, Lázaro  Junco, Rafael Rodríguez, Juan Luis Baró, entre otros. Igualmente, aparece entre los 12 peloteros de su provincia con más de 1000 indiscutibles.

Antes de su función actual, Goire era miembro del Comité Académico de la Comisión Nacional de Beisbol y Profesor Principal de Beisbol en la Facultad de Cultura Física y Deporte de la Universidad de Matanzas. Es autor de varios artículos vinculados al deporte que practicó, los cuales han sido publicados en Cuba y en revistas foráneas, por ejemplo, EFDeportes.com, de Buenos Aires.

En cuanto a valor práctico, el puesto de Jefe Técnico es uno de los más importantes dentro de la Comisión Nacional. Su funciones principales son velar por el estado saludable del beisbol en Cuba en todas las categorías y porque cada provincia haga un trabajo serio en la captación de talentos, con los peloteros de la Serie Nacional y los que tienen potencial para llegar a ella.

Goire, quien es Máster en Ciencias, entre sus estudios e investigaciones, incluye temáticas que están vinculadas estrechamente con el rol que hoy ocupa en la Comisión Nacional.

En 2012 publicó el material Análisis crítico extraído de las evaluaciones estadísticas incidentes en el ineficiente juego de los equipos participantes en el béisbol nacional cubano en la actualidady un año antes escribió Propuesta para el trabajo de formación de valores en el beisbol, categorías escolares e infantiles en la provincia de Matanzas. Asimismo, trató un tema muy importante en el beisbol cubano actual, que versaba sobre la eficiencia de jugadores estrellas una vez que llegan a dirigir en Series Nacionales.

Aunque su experiencia en el puesto que ocupa es escasa, todo indica que Leonardo Goire está capacitado para seguir con responsabilidad, tino y pasión las directrices como Jefe Técnico del beisbol cubano. Al menos, para empezar, tiene un aval profesional que se entrelaza con los designios más urgentes de nuestro pasatiempo nacional. Veremos cuánto es capaz de hacer. (RCD)

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top