Otros Deportes

La dureza en la sanción de Melissa Vargas y un talento que se pierde

Muchos recordarán al santiaguero Wilfredo León cuando llegó a la selección nacional. Convertido hoy en una estrella universal y nacionalizado polaco, cuando León ingresó al combinado cubano tenía 14 años y numerosos especialistas se atrevieron a pronosticar un futuro pletórico de triunfos para el fulminante jugador. Hoy tiene 24 años y su realidad marcha paralelamente con la estela de éxitos que hace una década le auguraron. En diciembre quedó campeón con el Zenit de Kazán en el Mundial de clubes en Polonia y fue uno de los cuatro cubanos incluidos en el All Star del torneo.

Igual que León, también existió el caso en Cuba, entre las mujeres, de la cienfueguera Melissa Vargas, que debutó con el equipo grande siendo una adolescente. Con 15 años fue una de las integrantes de la selección cubana que estuvo en el Campeonato Mundial de Italia 2014 y como a Wilfredo, se le pronosticó todo un mundo por delante. Sin embargo, el presente de Melissa es muy distinto al del santiaguero, pues, según informó el sitio volleymob.com, la Federación Cubana de voleibol la sancionó durante los próximos cuatro años.

Con 18 años y el aval de haber sido jugadora profesional con 15, después de que las autoridades deportivas cubanas la autorizaran a incorporarse al club checo VK Agel Prostějov, Melissa está privada de representar a Cuba en ese período en eventos internacionales. Considerada por la prensa especializada como una de las voleibolistas más talentosas del mundo, la cienfueguera cumplía una sanción inicial, surgida cuando sufrió una lesión en el hombro y sus padres no estuvieron conformes con el proceder de la Federación para la recuperación de Melissa, por lo que se la llevaron de vuelta a casa. Ante eso, en enero de 2017 fue decretada la medida disciplinaria.

El voleibol cubano femenino no atraviesa uno de sus mejores momentos. El pasado año la crisis se agravó con el abandono de las prometedoras Heidy Casanova y Lisset Herrera en el Campeonato Mundial Sub 23 en Eslovenia y con los vientos que soplan en torno a Melissa Vargas, cada vez más las probabilidades apuntan a una pérdida completa de sus servicios, los cuales, y no se asombren, en cualquier momento pueden encontrar destino en una liga europea.  (Pedro Villavicencio)

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top