Historia

José Antonio Huelga, un astro del montículo

José Antonio Huelga Ordaz habría cumplido 70 años ayer, de no haber sido por aquel fatal accidente de tránsito ocurrido en la carretera de Mariel, que puso fin a su corta pero intensa existencia, el 4 de julio de 1974, cuando solo tenía 26 años de edad.

Oriundo del central Melanio Hernández, de Tuinucú, actual provincia de Sancti Spíritus, Huelga nació el 14 de marzo de 1948. Ese día, aunque en diferentes años, también se produjo el alumbramiento de otros sobresalientes peloteros: Modesto Verdura Alfonso (1936) y Vicente Díaz Martínez (1946) y en 1968, lamentablemente sucedió el deceso del jugador villaclareño Urbano Hernández en plena juventud.

El yayabero fue la primera gran estrella surgida al calor de las series nacionales que desapareció físicamente y uno de los tantos famosos que en cualquier parte del planeta se marcharon hacia la vida eterna prematuramente de un modo trágico como Carlos Gardel, Marilyn Monroe, Nino Bravo, Elvis Presley, John Lennon, Polo Montañez, James Dean, Roberto Clemente, Santiago “Changa Mederos”, Yadier Pedroso, Guillermito García, Roberto Balado, Raúl Cascaret, Selena y José Delfín Fernández Gómez, un santaclareño que a los 24 años se había convertido en uno de los mejores lanzadores de las llamadas Grandes Ligas.

A pesar de su paso fugaz por este mundo, en apenas siete años, pocos serpentineros en el período revolucionario hicieron tantas cosas en tan escaso tiempo como José Antonio Huelga. Su nombre estuvo ligado a una buena cantidad de momentos cumbre de nuestra pelota.

En 48 horas, primero como abridor contra el fenomenal Burt Hooton, y luego en funciones de relevista, derrotó dos veces a los Estados Unidos en el play off decisivo de la cita del orbe de 1970, por lo cual fue catalogado por Fidel Castro Ruz como el Héroe de Cartagena. Este desempeño influyó notablemente en su designación como Atleta del Año en Cuba y su inclusión en la decena de los mejores de Latinoamérica.

Una tercera victoria, 4 a 3, a costa de los estadounidenses, se apuntó en los Juegos Panamericanos de Cali 1971. Ese mismo año dejó en dos jits a la Selección de Estrellas que enfrentó a Cuba en la clausura del certamen efectuado en nuestro país.

En campeonatos de casa ganó los partidos que le dieron a los Azucareros —representantes de la antigua provincia de Las Villas— el título en las campañas de 1968-1969 y 1972, y salvó el encuentro decisivo de la Serie de los 10 Millones en 1970.

También le propinó a Granjeros el sexto juego de cero jits cero carreras en nuestros clásicos beisboleros y trabajó durante 20 entradas frente a Occidentales en la I Serie de Estrellas 1968.

Resulta curioso que con excepción de la Serie de los 10 Millones en la que terminó al frente de los juegos salvados, el astro espirituano nunca lideró un casillero en los campeonatos nacionales; sin embargo, casi siempre estuvo entre los primeros en efectividad. Solo en dos temporadas, la de 1966-1967 y 1968-1969 no trabajó para menos de dos en el promedio de carreras limpias y junto a José Ibar y Pedro Luis Lazo forma parte del trío de catapulteros que ha conquistado 15 o más éxitos en un par de certámenes.

En 2016 en un artículo publicado en el periódico Juventud Rebelde abogué porque se incluyera en la labor de por vida de los jugadores las estadísticas de 13 partidos correspondientes a series extras para decidir campeonatos que no estaban compiladas y hubo una respuesta positiva por parte de los estadísticos de la Comisión Nacional.

Lo anterior provocó que al agregársele su actuación contra Mineros en el play off de 1972, los números de Huelga se tornaran todavía más impresionantes en sus siete participaciones en las contiendas del patio.

Así, en el expediente beisbolero de José Antonio aparece ahora un balance de 74 triunfos y 32 descalabros y un promedio de carreras limpias de 1.48, el mejor entre los tiradores que han desfilado por el montículo en el período revolucionario.

Los rivales le batearon para un anémico average de 180, aspecto en que únicamente es superado por el supersónico Maels Rodríguez Corrales, a quien en seis justas los adversarios le promediaron 177.

Otro dato asombroso es que en 881 entradas y un tercio solo toleró 9 conexiones de vuelta completa. Habrá alguien que pueda objetar que aquella fue una época diferente, que nunca enfrentó el bate de aluminio, pero más allá de la polémica nada podrá opacar la grandeza de las hazañas de este hombre que a pesar de su paso fugaz por la vida, como me confesó Antonio Muñoz, por su calidad humana y deportiva siempre le hizo honor al número que llevaba en el uniforme: el 1. (Texto: Osvaldo Rojas Garay)

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top