Un ídolo de mi padre, EL BOMBERO DE DOBARGANES.

Leyendas parecían aquellas historias contadas por mi difunto padre quien en ocasiones me narraba las tantas veces que lo llamaban, cuando las llamas amenazaban con quemar y hacer cenizas las cañas de los Azucareros. Era entonces que el alto mando traía al BOMBERO DE DOBARGANES.

Crecí conociéndolo por anécdotas e historias contadas por los mayores que por fortuna lo pudieron ver haciendo de las suyas, subido en la lomita de los martirios. Hace aproximadamente un año, el 3 de agosto de 2017 dándole cobertura para nuestra web de la Peña Martín Dihigo, estuve presente en el abanderamiento del equipo de Villa Clara en el parque Leoncio Vidal de Santa Clara.

Como es su costumbre, casi nunca se pierde nada que acontezca en nuestra ciudad relacionado con el beisbol, allí estaba Isidro Pérez Zulueta sobre su sillón de ruedas propulsado solo por sus todavía fuertes manos. Muchos lo saludaban, conversaban con él, cual ídolo de multitudes y hasta fotos se tiraban. No era el momento, pero en ese instante fijé la idea en mi mente de que algún día podría sentarme a su lado y hacer un viaje al pasado, al Sandino de los Azucareros y de Las Villas donde junto a mi padre marchaba cuando chiquillo para verlo ptichear.

Hace poco tiempo chateaba con un coterráneo que hoy vive en el exterior, mi amigo Rafael Rofes Pérez. Me preguntaba por Isidro, le prometí localizarlo y traerlo de vuelta a nuestros medios. Por cierto no encontré, después de buscar en cuanto sitio web nacional pude, nada relacionado con él. Noelito, un gran amigo mío criado en ese mismo reparto de Dobarganes se encargó de hacer posible que este encuentro aconteciera.

Actualmente Isidro, quien nació el 15 de Mayo de 1951, vive en el conocido Condado, de la ciudad de Santa Clara. Hombre muy humilde, que nos recibió con los brazos abiertos y sorprendido de nuestro objetivo. Por problemas de salud tiene una pierna amputada y para poder comunicarse le es imprescindible el uso de un dispositivo artificial por tener aplicada una Traqueotomía, no obstante nada impidió llevar a feliz termino nuestro encuentro con el BOMBERO.

Isidro, ¿cuándo empezaste a jugar pelota?

“Desde los 10 años en el Campo Sport y en el estadio 26 de Julio, allí di mis primeros pasos con Pedro Moré, René Machado. Ya en el 76 hice mi primer año con los Azucareros”.

¿Por qué el BOMBERO DE DOBARGANES y quien te llamó así?

“Ese fue Normando Hernández porque siempre me traían cuando estaban con el agua al cuello y había que resolver el problema”

Todos te conocemos como relevista, pero tengo entendido que también iniciaste algunos es decir actuando como abridor…

“Sí, hubo una serie que por necesidad fui abridor y quedé líder en juegos ganados”.

Ese año Isidro llamaba la atención de todos, corría 1977 y se jugaba la Serie XVI. Terminaba allí con 6 carreras limpias permitidas en 60,1 innings lanzados para un promedio de 0.90, además junto a Gaspar León por Ganaderos y Rafael Rodríguez por Citricultores lideró en ganados y perdidos con 8 y 1 para 889. Los tres eran líderes igual en juegos ganados con 8.

“Luego cuando llegó Sergio Borges me dijo, tú eres mi primer relevista, él tenía seguridad en mi trabajo de relevo y de ahí en adelante, relevista”, ese mismo año en 1978 compartía el liderato en juegos salvados. De los próximos 5 años en tres mantuvo esa condición.

Largas 11 series jugó donde según cuenta Isidro, las noches eran calurosas y con muchos mosquitos, durmiendo en literas en el mismo estadio, viajando en Leyland y en la Skoda de “Martillo”, el chofer. Solo los movía el deseo de jugar para su pueblo, el amor y la pasión por este bello deporte que era su vida, el entusiasmo por vestir esa camiseta algo que para él se ha perdido mucho hoy en día.

En aquellos años para un relevista integrar el equipo Cuba era bastante difícil, existían magníficos abridores y la estrategia de juego dista mucho de la actual. Los pítchers lanzaban muchas veces las nueve entradas y no se acostumbraba a llevar relevistas. No obstante, el venir en momentos de crisis era todo un reto para él, donde supo imponerse. Isidro, a pesar de su calidad como relevista, solo integró una vez un equipo Cuba y fue un “B” que participó en un torneo en Panamá.

El momento del retiro “fue en el Sandino y lo recuerdo como si fuera hoy. En aquellos tiempos eran más modestos que ahora pero lo que uno siente en ese momento es el mismo dolor siempre, de dejar atrás todo lo hecho por tu equipo y tu pueblo”.

Isidro después de tu retiro seguiste vinculado a beisbol. “Sí, seguí aportando todo lo que pude. Llegué a ser coach del equipo de Las Villas y del Villa Clara siendo Eduardo Martín Saura el director. También siempre me he acercado a las nuevas generaciones como el mismo MACHETE Ulacia que le recomendé que si estaba caliente cuando venía que tirara una sola bola y listo. Yo siempre les decía que lo primero que hacía era probarme y lanzaba una recta donde quisiera, si la ponía allí y duro ya sabía que ese día venía que cortaba de lo contrario tenía que cuidarme y trabajar cauteloso.”

En la carrera de un atleta existe siempre un momento cumbre, para ti “fue cuando le ganamos a Pinar del Rio allá, ese primer juego lo gané en el Sandino y le dimos la clasificación al VCL para jugar un torneo en Nicaragua. Ahora te diré que el momento que más recuerdo en mi carrera no es nada agradable. Estábamos en el Latino Selectiva del 78, completamente abarrotado y el gran Marquetti me dio un jonrón con la bases llenas, imagínate no comí en días, las noches eran largas y sin sueño. Eso me duró mucho tiempo. Marquetti es un señor pelotero pero no quería escuchar su nombre en esos días.” (Risas)

Muchos años se movió por toda Santa Clara en un sillón que como dije anteriormente la fuerza motriz eran sus manos. Luego su hijo desde los Estados Unidos le mandó uno eléctrico, el que usó hasta agotárseles las baterías. Hace poco, el 3 de mayo, lo detuvo en la calle Tristá nada más y nada menos que Miguel Díaz Canel, preguntándole que cuándo le cambiaban ese sillón. Me dicen que el INDER no tiene financiamiento, contestó Isidro, eso vamos a ver cómo se resuelve, le dijo Díaz Canel. A los tres días le llamaron para que con el comprador del INDER acudiera a la fábrica de bicicletas Minerva que le iban a dar una nueva. Ahora anda por todos lados y diariamente acude al Sandino donde interactúa con las nuevas generaciones. Comenta que en los años 90 cuando Díaz Canel era 1er Secretario del PCC en VCL mantenía una estrecha relación con los deportistas y Glorias Deportivas del territorio hasta el punto de jugar fuertes partidos de básquet en la Sala Amistad donde participaba incluso Humbertico siendo ya presidente del INDER.

Isidro en tu caso siendo una Gloria Deportiva del territorio la Comisión de Atención a Atletas se ha preocupado por ti, te ha dado seguimiento “si cada vez que van a hacer algún acto o evento en la provincia me llaman. Algunas veces por problemas de salud no he podido asistir, pero hasta el Cubo de Luz he llegado para compartir con los Leopardos de Santa Clara”, algo que me consta por estar presente ese día.

Volviendo al terreno, cuál era tu lanzamiento preferido, ese que usabas para dominar “la slider, con ese, que lo dominaba muy bien, salimos de muchos apuros. Yo tenía la recta que no llegaba a las 90 millas, el cambio, la screwball pero el arma letal era la slider”.

Has ido al Sandino, cómo ves el equipo con la nueva dirección, “voy casi todos los días. Este año Paret está logrando rescatar mucho la disciplina que se había perdido, el entrenamiento ha sido muy riguroso y tienen un pticheo bueno con cuatro picher de lujo, Freddy, que con Paret y Riscart será otro este año, Alain, y Mirabal y Zulueta que ya tienen este año que acabar de ser estelares porque si nó… .”

Tuviste muchos amigos, pero ese que se gana el título de hermano quién fue: “Luis Jova, crecimos junto en Dobarganes, dormíamos en la misma litera del Sandino. Compartimos momentos malos y buenos, ese, ese es mi hermano”.

¿Dobarganes? “ese es mi barrio donde me formé, allí tengo mis mejores amigos. Cada vez que puedo voy pues mi madre de 84 años sí se mantiene viviendo allá”.

Su voz se apagaba lentamente, la pila (batería) que le permite emitir los sonidos se descargaba y no había otra, esa se la había mandado Yuniesky Betancourt (Rikimbili) desde EEUU. Finalizaba mostrándome con orgullo, junto a los Santos que veneran en su casa, una foto en el Sandino junto a Miguel Díaz Canel. Foto que guarda como reliquia y que espera poder hacerle llegar algún día al actual Presidente de nuestro país. (ENTREVISTO: Alexander Vicet, https://martindihigoelmejor2013.cubava.cu/)


Nos acompañó esa tarde su hijo Michel Pérez, quien jugó como lanzador 6 series nacionales con el VCL, autor del cero hit cero carreras número 44 de nuestras serie nacionales,en juego efectuado en Quemado de Güines el 7 de febrero de 2001, partido que terminó en 7 entradas por la vía del nocaut, 10 carreras por 0. Michel llegó a lanzar 98 millas con su recta hasta que una lesión en el hombro (tendinitis en el superespinoso) tronchaba su carrera. Fue atendido en el Frank País, luego intentó regresar pero el dolor limitaba su sueño de seguir los pasos de su padre. Tiempo después decidió emigrar hacia los Estados Unidos. El estado actual de sus padres lo motivó a regresar para cuidar de ellos. A su llegada, consciente y por decisión propia realizó un tratamiento contra la dipsomanía, su padre pendiente todos los días lo visitaba. Hoy recomienza junto a sus progenitores una nueva etapa de su vida.

Insatisfecho yo, por quedarme muchas preguntas por hacer y tras el incidente de su batería que le impedía seguir intercambiando busqué ayuda en quienes lo conocían de toda una vida. Gracias a Paret localicé por móvil a Luis Jova, queda pactado un encuentro en el mismísimo terreno del Sandino.

Jova que puedes decirme de Isidromucho pero casi no tenemos tiempo, ya Paret me está llamando y está que no entiende. Fueron muchos años juntos, Isidro empezó en el campo corto con el difunto Oviedo, director entonces, pero no hace el equipo y él tenía un deseo tan grande de jugar. El director me dice “Martillo” hace falta que busques a Isidro. Me fui corriendo a Dobarganes y estaba sentado en la puerta de su casa con un dolor de muelas que rabiaba. Cuando se lo dije se le olvido el dolor y al llegar al Sandino Oviedo le dice: arriba a pitchear, si quieres jugar pitchea y demuéstralo. Desde entonces Isidro el lanzador.” Otras anécdotas me contó pero me pidió apagar el móvil, ya pueden imaginárselas. “Lázaro Contreras era un centerfield de Matanzas y siempre le daba a Isidro en la misma costura, un día me dijo, Martillo no tengo como sacarlo out, se la voy a poner en la cabeza para que me respete.” Para poder tener una idea del coraje de Isidro, Jova me cuenta, “en el 78 el primer juego de la final contra Pinar lo gana Isidro en el Sandino pero ese día los nervios lo atacaron, no daba un strike, la zona se le perdió imagínate un hombre que era una máquina de tirar strike. Me dijo, no importa voy a salir a ganar con mis c…… y al final gana el juego a golpe de…….”.

El director del VCL nos corta y decido ir en persona a la casa de Osvaldo Rojas Garay, toda una enciclopedia beisbolera. Su puerta se abre y al identificarme confiesa que abre asiduamente la página web deportiva más seguida en Cuba, la MD. Sentados en la sala de su casa comienza diciendo “sabes, Isidro todo lo hace a la zurda menos pitchear (algo que ratifique después con el propio Isidro). “En el año 94 organicé un juego en Báez, mi pueblo natal. Allí estaban las glorias deportivas de VCL, que jugarían un amistoso nada menos que contra la Original de Manzanillo. Ese día hubo un oriental que castigó a Isidro bateándole de 4-3, Cándido Fabré. Al terminar le dije Isidro Fabré te apabulló y él me contesta la estrella hoy es él, hay que dejarlo batear

Como dato curioso nos comenta Garay luego que el 2 de diciembre de 1976 se separaran Sancti Spíritus, Cienfuegos y Villa Clara, Isidro ganó el primer juego en la inauguración del estadio 5 de Septiembre en Cienfuegos. Ya en el 83, el Bombero de Dobarganes aporto un mundo y fue un cinchete para que Villa Clara fuera Campeón. Algo quería dejar claro Osvaldo Rojas Garay y era que cuando tú vas a los números de JS de Isidro no lo ves entre los primeros y eso se debe principalmente a que las temporadas en esos años eran cortas, de 51 y de 48 juegos. Fíjate, concluyó, que si llevas a Paret con sus números a esas series tuviera una sola temporada con más de 100 hit.

EL BOMBERO DE DOBARGANES, a sus 67 años y después de tanto tiempo sigue estando en la memoria de los villaclareños, apagando cuanto fuego surgiera. Listo para cuando le tocara su turno. Todavía lo paran en la calle y lo veneran como Gloria Deportiva de nuestra tierra. Hombre forjado con la estirpe de los valerosos Azucareros que tanta gloria alcanzaron. Ojalá y mi padre estuviera para sentarnos junto al BOMBERO el día 10 de agosto en el Sandino cuando se dé la orden de play ball.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top