Béisbol Cubano

Nuestro equipo Cuba al PreMundial Sub 23 de Panamá

Los Campeonatos Mundiales Universitarios de beisbol tuvieron su última edición en 2010, en Tokio, Japón. Allí la selección nacional cubana quedó en la cima del evento, tras vencer al representativo de Estados Unidos, y sumó su segunda corona en la historia de estas lides, que celebró cinco versiones y Estados Unidos fue el máximo ganador, con tres cetros, además de dos subtítulos. Sin embargo, en sustitución del certamen universitario fue creada la Copa Mundial Sub 23, que celebró su estreno en México 2016, con título para Japón y ausencia de Cuba.

El año próximo se efectuará la siguiente edición, en una sede pendiente de definición, y ya son varios los planteles que han clasificado, como son los casos de Holanda y República Checa por Europa, mientras que por Asia agarraron los cupos Japón, Taipei de China y Corea del Sur. Mientras que por la zona de América Latina se jugará en Panamá, en las localidades de Herrera y Coclé, a partir del 23 de noviembre y hasta el 3 de diciembre el clasificatorio para el campeonato universal, con la presencia de 13 equipos, entre ellos el de Cuba, en busca de cinco cupos.

Aunque sobre ese evento se ha divulgado poco,  la Comisión Nacional ofreció una bolsa de 39 preseleccionados que estarán bajo la dirección del villaclareño Ariel Pestano. Aunque faltan varios días para el corte definitivo, Cronodeportes ha preparado este material que incluye nuestra propuesta de selección nacional con 24 peloteros para el Premundial Sub 23 en suelo istmeño

Receptores:  

Ariel Martínez (Matanzas) (28 de mayo de 1996)  Con 21 años de edad, el yumurino debe ser el receptor titular de la selección. Está en su cuarta temporada y conformó la selección nacional que participó este año en la Liga Can-Am. En la primera fase de la Serie Nacional 57 intervino en 45 encuentros, con average de .280, 42 indiscutibles, siete dobles, cinco jonrones y 22 remolcadas.

Richel López (Cienfuegos) (1 de agosto de 1994) Con 23 años, Richel debutó en la pelota cubana en 2013 con el equipo de Matanzas, pero allí duró poco y trasladó sus maletas hacia la hermana provincia sureña, con la que ha participado en tres temporadas y en la primera fase de la Serie Nacional 57 intervino en 36 choques, con average de .267, 24 indiscutibles, seis dobles y tres bambinazos.

Jugadores de cuadro:

Norel González (Villa Clara) (28 de junio de 1994) Con 23 años, Norel se desenvuelve entre la inicial y los jardineros derecho e izquierdo, además que es uno de los bateadores jóvenes más ofensivos de la Isla, mérito que lo catapultó hacia el equipo cubano que participó en la última edición de la Liga Can-Am. Debutó en Series Nacionales con Matanzas y luego se trasladó hacia su provincia de origen, Villa Clara, con la que ha jugado tres temporadas. En la primera fase de la vigente contienda promedió para .364, con 44 imparables, siete dobles, seis jonrones y OBP de .426. Fue seleccionado para la segunda ronda como refuerzo de Artemisa.

Noel González (Holguín) (9 de abril de 1996) Con 21 años, el camarero holguinero es hijo del mentor Noelvis González, quien lleva varias temporadas al frente de los Sabuesos. Ha participado en tres campañas y en la primera fase de la Serie Nacional 57 promedió para .299, con 32 imparables y una decena de dobles.

Yorbert Sánchez (Industriales) (3 de marzo de 1997) Con 20 años, el habanero es uno de los torpederos más prometedores de la pelota cubana. Debutó con el equipo de la Isla de la Juventud, con el que fue el Novato del Año, y está en su tercera campaña. En la primera fase de la Serie Nacional 57 intervino en 41 partidos, con promedio ofensivo de .282, 35 inatrapables, tres triples, un cuadrangular y nueve ponches.

Andrés Hernández (Industriales) (22 de marzo de 1996) Con 21 años, el capitalino es capaz de jugar varias posiciones dentro y fuera del cuadro. En 2016 jugó con los Delfines de Ciudad del Carmen de la Liga Mexicana, en un contrato autogestionado, y se encuentra en su segunda temporada en la pelota de la Isla. En la primera fase de la Serie Nacional 57 intervino en 31 juegos, mayormente como jugador de cuadro, y promedia ofensivamente para .407, con once imparables y tres dobles.

Oscar Luis Colás (Santiago de Cuba) (17 de septiembre de 1998) Con 19 años, el santiaguero es un jugador polivalente, siendo capaz de jugar en la inicial, los jardines, además de lanzar. Este año fue contratado por los Halcones de SoftBank de la Liga japonesa, en la que jugó en los niveles inferiores, y fue un pilar en el título de la escuadra indómita en el Campeonato Nacional Sub 23. Ha jugado una sola temporada en Series Nacionales.

Rodoleisi Moreno (Sancti Spíritus) (1 de enero de 1997) Con 20 años, el yayabero se desempeña en la segunda base y la antesala. Ha jugado dos temporadas y en la primera fase de la Serie Nacional 57 intervino en  43 choques, con average ofensivo de .275, 49 hits, siete tubeyes, par de triples y seis bases robadas en 10 intentos.

Dasiel Sevila (Santiago de Cuba) (1 de diciembre de 1994) Con 22 años, el infielder indómito juega en la antesala y en la segunda base, y formó parte del conjunto santiaguero campeón nacional Sub 23. Ha sido partícipe de dos contiendas y en la primera fase de la Serie Nacional 57 tuvo promedio ofensivo de .295, con tres triples y 28 remolcadas.

Jardineros:

Víctor Víctor Mesa (Industriales) (2 de julio de 1996) Con 21 años, el hijo mayor de Víctor Mesa es el bateador con más experiencia en la selección nacional dentro de este grupo, siendo miembro del último team Cuba al IV Clásico Mundial. Puede jugar con gran desenvolvimiento cualquiera de los tres jardines, pero su fuerte es el central. Está considerado uno de los mayores prospectos entre los peloteros que residen en Cuba. Ha jugado seis contiendas, las primeras cinco con Matanzas, y la actual con Industriales, y durante la primera fase jugó en 21 desafíos, con average de .237, 18 imparables y cinco dobles.

Yoelkis Céspedes (Granma) (24 de septiembre de 1997) Con 20 años, el hermano del Grandes Ligas Yoennis Céspedes, fue uno de los patrulleros cubanos en el IV Clásico Mundial, intervino en la pasada Serie del Caribe e igualmente en la Liga Can-Am. Es todo un diamante en bruto de la gorra a los spikes y sobre él tienen los especialistas el mismo criterio que Mesa. Ha jugado en tres temporadas y en la primera fase de la Serie Nacional 57 promedió para .250, con 41 imparables, ocho dobles y cuatro bambinazos.

Leonel Moa (Camagüey) (14 de abril de 1996) Con 21 años, el camagüeyano, hijo del legendario Leonel Moa, tiene como principal mérito haber integrado la selección de Orientales al Juego de las Estrellas de la Serie Nacional 57, en cuya primera fase intervino en 43 compromisos, con promedio ofensivo de .341, 46 imparables, cinco dobles, tres triples y cuatro batazos de vuelta completa. Ha jugado en cinco temporadas.

Yoelkis Guibert (Santiago de Cuba) (29 de agosto de 1994) Con 23 años, el patrullero indómito tiene como principal reconocimiento haber integrado la selección nacional que intervino en el Torneo de Rotterdam, en Holanda, donde tuvo un destaque positivo. Ha concursado en tres temporadas y en la primera fase de la Serie Nacional 57 promedió .295, con 52 incogibles, 12 dobles, cuatro bambinazos en todos los encuentros de su equipo.

Raico Santos (Granma) (2 de abril de 1994) Con 23 años, Raico, primo del patrullero de la selección nacional Roel Santos, es un pelotero que ha vivido un ascenso notable en su corta carrera en Series Nacionales, donde ha jugado tres campañas. En la primera fase de la contienda 57 jugó 44 choques, exhibió promedio de .355, con 55 inatrapables, ocho dobles, par de vuelacercas, 37 pasaportes y altísimo OBP de .490.

Lanzadores:

Liván Moinelo (Pinar del Río) (8 de diciembre de 1995) Con casi 22 años, el relevista zurdo pinareño discute fácilmente la condición de mejor lanzador siniestro de la pelota cubana. Ha intervenido en numerosos eventos internacionales con la selección nacional absoluta, siendo el IV Clásico Mundial su evento tope. Fue contratado en este 2017 con el club japonés Halcones de Softbank, con el que ha tenido excelente actuación en el equipo principal. Ha participado en cuatro temporadas de la pelota cubana.

Raidel Martínez (Pinar del Río) (11 de enero de 1996) Con 21 años, el veloz abridor y relevista vueltabajero, una de las joyas más valiosas del pitcheo cubano, fue fichado este año por los Dragones de Chunichi de Japón, desempeñándose siempre en los niveles inferiores. Ha participado en dos temporadas de la pelota cubana.

Yosver Zulueta (Villa Clara) (23 de enero de 1998) Con 19 años, el derecho villaclareño fue uno de los lanzadores en la gira por la Liga Can-Am y en el tope bilateral contra un equipo universitario estadounidense este año. Ha participado en dos Series Nacionales y en la primera fase de la actual temporada abrió 12 desafíos, ganó cuatro y perdió tres, su efectividad fue de 3.79 y se apuntó 54 ponches en 59.1 entradas. Fue seleccionado como refuerzo por los actuales campeones, Granma.

Javier Mirabal (Villa Clara) (19 de enero de 1997) Con 20 años, Mirabal fue uno de los abridores empleados por Vladimir Hernández durante la primera fase de la Serie Nacional 57, en la que sus rivales le batearon para .231, en 10 juegos lanzados, con dos triunfos y un revés, y promedio de carreras limpias de 3.35. Ha participado en tres temporadas, y Matanzas lo solicitó como refuerzo para la segunda etapa.

Pablo Guillén (Villa Clara) (21 de junio de 1998) Con 19 años, el supersónico lanzador, hijo del árbitro Blas Guillén, se perfila como una de las grandes promesas del pitcheo cubano. Fue integrante de seleccionados nacionales juveniles y ha jugado dos temporadas. En la primera fase de la Serie Nacional 57 relevó 13 choques, con tres victorias, un fracaso, cuatro salvamentos y efectividad y WHIP de 1.01.

Yariel Rodríguez (Camagüey) (1 de marzo de 1997) Con 20 años, el derecho agramontino merecidamente integró el cuerpo de pitcheo cubano que asistió a la pasada versión de la Liga Can-Am, donde fue uno de los mejores lanzadores por nuestro país. Es el cabeza de staff de su equipo, con el que ha jugado tres temporadas y en la primera fase de la Serie Nacional 57 abrió nueve choques, con saldo de seis triunfos, tres derrotas, tres partidos completos y efectividad de 2.88. El equipo de Las Tunas lo seleccionó como refuerzo para la segunda fase.

Yosimar Cousin (Camagüey) (15 de febrero de 1998) Con 19 años, el espigado derecho, con un talento bien grande, tiene presencia en selecciones nacionales inferiores, y fue injustamente eliminado de la selección nacional que este año intervino en el Torneo de Rotterdam. Ha participado en tres campañas y en la primera fase de la Serie Nacional 57 abrió nueve partidos, en los que ganó tres y perdió en igual cantidad y su efectividad fue de 3.17. Fue el único lanzador que el timonel pinareño Pedro Luis Lazo solicitó como refuerzo.

José Diego Martínez (Ciego de Ávila) (6 de enero de 1996) Con 21 años, el derecho, oriundo de Pinar del Río, fue uno de los principales ausentes en el pasado Juego de las Estrellas en Pinar del Río. Sus dos temporadas han sido con los Tigres avileños y en la primera fase de la Serie Nacional 57 relevó 19 juegos, en los que ganó cuatro, tropezó una vez, salvó uno y su efectividad fue de 2.45. Ningún equipo lo pidió de refuerzo.

Ulfrido García (Santiago de Cuba) (2 de marzo de 1994) Con 23 años, el serpentinero santiaguero conforma nuestro hipotético equipo Cuba, en el que, en unión a Moinelo, lidera el cuerpo de lanzadores, gracias a su experiencia en la selección nacional. Ha participado en las dos ediciones de la Liga Can-Am a las cuales Cuba ha ido. Tiene experiencia en seis Series Nacionales y en la primera fase de la actual campaña inició 11 choques, con balance de siete sonrisas y cuatro tropiezos y efectividad de 3.84. El equipo de Granma lo recibió como refuerzo para la segunda ronda.

Alejandro Meneses (Las Tunas) Con 23 años, el tunero tiene experiencia en selecciones nacionales de las categorías inferiores y fue otro de los grandes ausentes al pasado Juego de las Estrellas en Pinar del Río. Ha intervenido en seis temporadas del beisbol cubano y durante la primera fase de la presente contienda abrió nueve choques, con saldo de cuatro victorias sin reveses y promedio de carreras limpias de 3.86. (RCD)

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top