Béisbol Cubano

Cuba pierde ante República Dominicana y dice un adiós definitivo

Por fastidioso que resulte decirlo, el guion para los Alazanes de Granma en esta Serie del Caribe de beisbol se mostró fiel de punta a cabo a la actuación que ellos tuvieron en la edición del pasado año igualmente en territorio mexicano. En las dos ocasiones comenzaron victoriosos en sus dos primeros compromisos, luego fueron derrotados y terminaron la fase de todos contra todos con victoria. Después, por el pase a la final, las luces se apagaron con sendos reveses: en 2017 contra las Águilas de Mexicali por 0-1 y hace pocos minutos por 4-7 frente a las dominicanas Águilas Cibaeñas, para quedar eliminados una vez más.

Por los quisqueyanos, el pinareño Yunesky Maya tuvo sobre sus hombros la responsabilidad de trabajar en uno de los juegos más difíciles de su vida sin siquiera haber lanzado la primera bola. Ante la presión y todo el flujo mediático que generó su nombramiento para iniciar ante los cubanos, publicó en su cuenta de twitter: “Trabajo es trabajo, ser profesional no te quita el sentimiento de tu tierra, hoy defenderé mi segunda patria con la frente en alto: República Dominicana”. Y con esa cláusula salió a la grama del Estadio Panamericano en busca del complejo triunfo ante su país de origen.

Sin embargo, el pinareño, con vivencias en otras ediciones de este evento y sin experiencia contra sus coterráneos, no pudo lograr el propósito que le fue asignado. Después de salir ileso en el mismo primer inning, en el que no le anotaron tras embasarse los dos bateadores iniciales, solamente pudo retirar a un contrario en el capítulo siguiente para materializar una efímera actuación de 1.1 entradas, con cuatro indiscutibles, tres carreras limpias, un boleto y un ponche a Yurisbel Gracial.

Y su rival en la lomita, el granmense Lázaro Blanco, tuvo nuevamente otra faena bien destacada, que deslució un poco en la sexta entrada, después de dos outs, cuando recibió un jonrón de dos carreras —evidentemente por exceso de trabajo—, para así plasmar un desempeño de 5.2 episodios, con par de limpias, tres boletos y cinco ponches y 106 lanzamientos. Muy meritorio fue el plus que puso en el acto inicial, cuando con las bases llenas ponchó a tres bateadores en fila.

Después de Blanco, comenzó un pequeño desfile de lanzadores iniciado por el artemiseño Miguel Lahera —un out y dos limpias—, el pinareño Raidel Martínez —no sacó out, permitió un imparable y una limpia—, luego el villaclareño Alain Sánchez —1.2 innings, dos hits y par de limpias— y el zurdo matancero Yoanni Yera —1.1 innings, un incogible, un boleto y dos ponches.

Por la artillería cubana destacaron el jardinero izquierdo y sexto bate Frederich Cepeda —de 3-3 y autor de un bambinazo— y los granmenses Roel Santos y Carlos Benítez y el matancero Yurisbel Gracial, con dos inatrapables cada uno. Ahora no queda más que esperar —algo que se ha convertido en un hábito en el beisbol cubano desde hace casi una década— hasta el año que viene, cuando la ciudad venezolana de Barquisimeto reciba la próxima edición.  (RCD) (Foto tomada de Twitter, Serie del Caribe @SDC Jalisco2016)

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top