MLB

Chapman y Raisel: cuando las comparaciones sobran

Desde que ambos marcharon de Cuba era sabido que llegarían a las Mayores. Eso como mínimo. Que luego se ganaran, a golpes de ponches y control, un prestigio en ese circuito, también era algo que podía figurar en el compendio de especulaciones, pero muchos prefirieron esperar y ver cómo Aroldis Chapman y Raisel Iglesias lograban aclimatarse a un beisbol muy distinto y superior al jugado en Cuba, donde ambos llegaron a ser líderes en sus respectivos equipos y candidatos casi infaltables en la selección nacional.

Hoy, en este preciso momento, en el ambiente estrictamente deportivo, la vida le sonríe a los dos. Chapman, desde hace cinco temporadas, es uno de los taponeros más seguros que existen en el beisbol estadounidense y en la actual contienda va tejiendo una actuación casi igual de brillante a la alcanzada antes, cuando el circuito se encontraba en este segmento. Iglesias, si todavía no es un consagrado como su coterráneo, busca poco a poco hacerse de un puesto de mérito entre los taponeros de la Gran Carpa y su faena en la actual campaña lo refrenda.

Cuba puede alardear, limpiamente y sin argucias, de tener a dos taponeros de primer nivel –y abro un paréntesis largo para decir que en un futuro cercano, si la suerte y  la forma deportiva favorable lo acompañan, el avileño Yennier Cano podría llegar a un acuerdo con alguna franquicia de Grandes Ligas y luchar por emular al holguinero y al pinero en funciones de apagafuegos.

Me sugirieron que estableciera una comparación entre Chapman y Raisel, algo que considero absurdo, por lo menos hoy día, puesto que el primero ya se hizo un nombre y el segundo boga por ello. Algo así como osar comparar a Yoan Moncada, en sus inicios en la pelota cubana, con Yuliesky Gurriel, aburrido a la sazón de recordar su talento en cuanta plaza jugara, para que se me entienda. Sin embargo, es más justo y sereno tocar algunos puntos que resaltan a ambos lanzadores.

Chapman tiene 29 años, escapó a mediados de 2009 del plantel cubano que participaba en el tradicional torneo de Rotterdam, Holanda, precisamente un día antes que estuviera anunciado para trabajar. En su país natal participó en cuatro Series Nacionales, laboró en 78 encuentros, abrió 65 de ellos y solamente salvó siete choques, todos en la campaña 46. Iglesias cuenta con 27 almanaques y marchó en noviembre de 2013, tras un primer intento infructuoso dos meses antes. En su expediente aparecen tres contiendas con el conjunto de la Isla de la Juventud, experiencia en 88 partidos y contrario al holguinero, relevó 83 juegos y se apuntó 20 rescates.

Con estos datos se percibe que Raisel, miembro de los Rojos de Cincinnati, tuvo una formación más sólida en la Isla como relevista. Pero que Chapman, integrante de los Yankees de Nueva York, encajaba como un perfecto taponero en las Grandes Ligas fue el criterio de eruditos y por ello debutó en esos menesteres con su vieja escuadra de Cincinnati, con quien estuvo por seis temporadas, para luego ser canjeado a Nueva York, después a los Cachorros de Chicago, escuadra que lo devolvió a los Mulos de Manhattan.

Durante ocho años en las Mayores, el Misil Cubano jamás se ha apuntado una apertura, acomodándose a una función que le encaja de maravillas, la de rescatar, que le ha aportado 189 salvamentos, 24 victorias y 656 ponches en 389 entradas. Mientras que el pinero en su primera campaña en 2015 con los Rojos fue utilizado como abridor, para declarar luego que prefería ser empleado en rol de relevista, concretamente como taponero, como ha sido utilizado en este 2017 a tiempo completo. En sus tres temporadas muestra credenciales de 21 desafíos iniciados (66 lanzados), 11 juegos salvados, siete victorias y 206 estrucados en 190 capítulos.

Ahora bien, en lo que va de contienda ellos tienen estadísticas similares pues Aroldis cuenta con 20 ponches en 12 episodios, mientras que Iglesias tiene 19 en 16.1 inning; el de Nueva York ha protagonizado siete rescates por cinco el de Cincinnati y Chapman ha regalado seis transferencias por cinco Iglesias. En el listado general de los matadores de la Liga Americana, el más experimentado es sexto en salvados y en la Liga Nacional el más joven es noveno, además de tener uno de los mejores WHIP, con 0.80.

Todavía es temprano para hablar, pero la afición cubana desearía que Raisel Iglesias pudiera igualar o superar lo realizado por su paisano, que tiene un anillo de Serie Mundial y cuatro participaciones en Juegos de Estrellas. Será así que la mesa estará servida, lista para comparar. (David Díaz, con fotos de Anthony Gruppuso, USA Today Sports y http://www.cbssports.com)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top