Otros Deportes

Arley Méndez, el hércules pinareño que regaló tres títulos mundiales a Chile

Como anunció el periódico Granma desde hace varios días, la comitiva cubana de siete pesistas que se alistaba para intervenir en el Campeonato Mundial de halterofilia que cerró sus cortinas ayer en el Centro de Convenciones de Anaheim, en Estados Unidos, no pudo volcar sobre la plataforma tantas horas de esfuerzo y preparación. La ausencia de los atletas cubanos a la cita universal se debió, como es conocido, a que la embajada estadounidense en La Habana no está realizando trámites consulares, por lo que fue imposible que la delegación pudiera tener en sus manos las visas para entrar al país norteño.

Aunque siempre quedará la incertidumbre de cuál hubiese sido el resultado de los criollos en esa lid o si un golpe de suerte colocaba alguna medalla en el cuello de cualquiera de los integrantes, lo ocurrido en Anaheim el pasado domingo 3 de diciembre de alguna manera tiene que contentar a Cuba, puesto que el pesista pinareño Arley Méndez Pérez logró proclamarse campeón mundial en la división de 85 kilogramos, en la que no dejó nada para nadie y terminó llevándose el juego de medallas completo.

El halterista de 23 años tuvo una jornada dominical excepcional, en la que fue un ciclón en el arranque, con 175 kilogramos levantados, mientras que en el envión también ejerció su supremacía, al poder con los 203 kilogramos, lo que sumó un total de 378 kilogramos, inalcanzable para el dueño de la medalla de plata, el polaco Krzysztof Maciej Zwarycz (359 kg, 162 + 197) y el bronceado italiano Antonino Pizzolato (358 kg, 162 + 196). El gran fiasco de esta división fue el iraní Kianoush Rostami, monarca en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y doble titular en citas del orbe, quien no pudo marcar en el envión y eso lo privó de hacer el total.

En la prueba de arranque, el vueltabajero comenzó venciendo los 163 kg, luego hizo lo mismo con los 171 kg y con su tope de 175 kg. En tanto en el envión inició superando los 203 kg, pero no pudo vencer los otros dos pesos que fijó, es decir, 214 kg y la supremacía universal de 221 kg, no obstante, eso le bastó para desbancar a Rostani –y al resto de los competidores-, quien posee el record mundial.

Arley pudo intervenir en esta competición a última hora prácticamente, después de que el Comité Olímpico chileno y el presidente de la ODEPA Neven Ilic hicieran varios trámites ante Cuba para que liberara el pase federativo de Méndez.

Pocos días antes de lograr esa página de su vida que nunca pasará y siempre se mantendrá abierta, el cubano alcanzó otro trío de cetros en los Juegos Bolivarianos celebrados en Santa Marta, Colombia. Pero una protesta dio lugar a que le fuesen retiradas las preseas, a causa de no cumplir con los años de residencia exigidos por la Organización Deportiva Bolivariana.

En el último día de mayo de este año, el pesista recibió una de las noticias más importantes de su vida, que venía esperando con ansías desde hacía buen tiempo y que le permitió hacer lo que está logrando actualmente: competir por la bandera chilena y tener grandes resultados. Me refiero al otorgamiento de la nacionalidad por gracia, luego de que el Senado aprobara el Proyecto de Ley que convertía al campeón en un chileno más, con derecho de competir por esa nación en los principales eventos deportivos. Al día siguiente de arrasar en Anaheim, la presidenta chilena Michelle Bachelet comentó en su cuenta de twitter “¡Mis mayores felicitaciones a nuestro campeón mundial, Arley Méndez! Chile empieza a festejar tus triunfos”.

Arley llegó a Chile con 19 años en agosto de 2013. Allí se celebraba el Campeonato Panamericano juvenil, en el que el pinareño era el único competidor por Cuba y terminó como flamante monarca en la división de 85 kilogramos. Un año antes había alcanzado idéntico resultado en Colombia. Pero Arley, que en mayo de 2013 se había agenciado plata en envión, bronce en arranque e igualmente otro bronce en total en el Campeonato Mundial juvenil de Perú, tras su primer lugar en la justa continental, decidió no regresar a su país de origen y establecerse en el país sudamericano.

El pesista, seleccionado entre los diez mejores de su disciplina en 2012 en Cuba, es entrenado por el técnico búlgaro Giorgi Panchev, ex campeón mundial juvenil y al frente, durante 14 años, de la halterofilia colombiana, a la que contribuyó a ganar 52 medallas mundiales y cuatro olímpicas.  En el evento mundial en territorio estadounidense María Fernanda Valdés también sumó una plata en el total y un oro en envión, desempeño que, junto a lo hecho por Arley, ubicó a Chile en la quinta plaza del evento. (Pedro Villavicencio)

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top