Otros Deportes

¿Cómo anda la remuneración a los deportistas cubanos?

El INDER tiene dinero, fue la primera conclusión a la que llegué hace unos años cuando me desperté con la noticia de la nueva política de remuneración y contratación de deportistas en Cuba. Y uno que pensaba que las instalaciones deportivas en la Isla se estaban destruyendo por el bloqueo y la crisis económica mundial, pero esto me aseguró lo contrario.

Llegó a tiempo—también pensé—un poco más y no encuentran cabezas para ponerle los sombreros. No es un secreto que la nueva política viene dada en gran medida para detener, o aminorar el éxodo de atletas que el país está padeciendo desde hace mucho, pero que en los últimos años se ha multiplicado sin maquillajes. Las deserciones llegan de todas partes: béisbol, boxeo, atletismo, voleibol, fútbol, da lo mismo, el asunto es cobrar en una moneda fuerte, como sucede con el resto de la humanidad.

Hace rato que se insiste con aquello de perder el miedo a la palabra “profesional”, que no es otra cosa que pretender ser el mejor en tu área y que te paguen de acuerdo a tu rendimiento. De la década del 50 hacia acá, las condiciones del profesionalismo han cambiado, se sigue moviendo tantísimo dinero por detrás y delante, pero ningún atleta de élite se atreve a decir: “no me paguen, competiré por la vergüenza”. Esa época—si existió—es pasado.

Por eso, a muchos conocedores del tema y fanáticos dentro de la Isla veían con desagrado aquello de los extraños por cientos donde el organismo deportivo se llevaba casi todo al saco, y el protagonista del éxito recibía lo mínimo. Lento, pero sobrevino el cambio y la siguiente distribución: 80 % para los atletas, 15 % a los entrenadores y 5 % a los especialistas.

En ese hilo se aprobaron las contrataciones en equipos extranjeros, mientras estén presentes en las competencias fundamentales del año dentro del país. Luego la política precisa que se mantienen los pagos mensuales en CUC que reciben actualmente los atletas y entrenadores, activos y retirados, por las medallas obtenidas, y se incorporan otras retribuciones en CUP.

“Nadie será tratado como una mercancía”, repiten, y creo que luego de tanto imaginarse el premio en sus bolsillos, ningún implicado se haya detenido en esa línea del escrito publicado originalmente en el diario Granma.

En una cuenta rápida con esta política un superatleta como Mijaín López podría ingresar más de 20 mil pesos al mes (incluyendo los 300 cuc de campeón olímpico) y otra en ascenso como Yarisley Silva, sin contar premios individuales, podría ganar más de 6 mil al mes. No es mucho comparado con sus competidores, pero sí bastante con los que desde dentro esperan un aumento de sueldo. Ahora bien, estas medidas se materializarán en enero, las más cercanas arrancarán con el partido inaugural de la Serie Nacional de Béisbol, el 3 de noviembre. Obvio, entre tantos ceros, algo le tenía que tocar al pasatiempo de los cubanos.

Se instituirán premios en CUP por resultados individuales (¡Aplausos!) y colectivos para los atletas y el cuerpo de dirección.

De tal manera, el jugador regular —que participa en más del 70 % de los juegos— será premiado con 5 000 pesos; los lanzadores abridores que lancen al menos 120 innings y ganen como mínimo 10 juegos, los relevistas que participen al menos en 32 juegos y, de ellos, el cerrador que salve como mínimo diez partidos, recibirán 5 000 pesos; y los líderes individuales de la Serie obtendrán 1000. En tanto, el equipo campeón será premiado con 65 000 pesos, el segundo lugar con 45 000 y el tercero con 30 000».

Con aquella noticia había varias cosas que podían suceder para el béisbol cubano, menciono: aumento de la calidad de la Serie Nacional, mejoría del arbitraje ya que ellos también se benefician, más entrega y seriedad ya que se premia el mejor rendimiento y al final de la temporada si tienen o no ese dinero dependerá de ellos mismos, más traspasos de un equipo a otro, debido a que los titulares en una novena tendrán más opciones. Pero no sucedieron.

Apareció un pago más justo a deportistas y entrenadores, se pedía a gritos, así como se pide la inclusión en equipos nacionales de cubanos que decidieron buscar sus frijoles allende los mares. No obstante, algunos peloteros dentro de la Isla, acusan de que los pagos nos están siendo exactos, ni a tiempos, ni tan acordes. Lo que probablemente siga influyendo en que los deportistas no estén satisfechos y buscan palear sus faltas con lo que sea, y la entrega dentro, sea la mínima.  (Ignacio Valenzuela)

2 Comments

2 Comments

  1. Alex

    1 mayo, 2017 at 7:10 pm

    Muchas felicidades por la actualizacion del sitio, mucho mas agradable.

    • rafarofes86

      1 mayo, 2017 at 7:59 pm

      Gracias, Alex

Leave a Reply

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top