Béisbol Cubano

Alfonso Urquiola podría dirigir a Camagüey en la Serie 58

Mientras Artemisa le dijo adiós a la 57 Serie Nacional de beisbol con un quinto lugar como mejor ubicación histórica y la alegría de muchos de sus parciales por esa posición inédita, la afición pinareña, en cambio, no puede simular ni el más remoto gesto de satisfacción ante el opaco desempeño de su tropa. Tristezas, reflexiones e incertidumbres circulan por la mente de los vueltabajeros y todo aquel que simpatice con la escuadra occidental, que terminó última en la segunda fase, luego de tener una etapa inicial que invitaba a soñar, la cual le valió para ser sede del Juego de las Estrellas.

Tras la funesta experiencia de la temporada pasada, la Comisión Provincial de beisbol de Pinar del Río decidió hacer una movida en el alto mando, sustituyendo a Jorge Ricardo Gallardo, quien estuvo como mentor apenas dos contiendas, por Pedro Luis Lazo, uno de los mejores lanzadores de la historia del beisbol cubano, pero con una experiencia nula en los trajines de comandar un equipo. Tras la primera prueba, Lazo y sus alumnos dejaron una estela de 41 triunfos y 49 reveses, además de no pocas insatisfacciones en la población respecto a algunas directrices de Pedro Luis.

Por el momento es muy pronto para saber si el 99 de Cuba se mantendrá moviendo los hilos de la nave pinareña para la Serie Nacional 58, aunque ya algunas provincias han ratificado sus estrategas y otras, como Villa Clara, no perdieron ni un segundo para anunciar que el banquillo de los naranjas a partir de agosto estará encabezado por Eduardo Paret. Sin embargo, una afición como la vueltabajera, habituada a estar entre lo más selecto del beisbol cubano y con un rosario de trofeos, no deja de extrañar a Alfonso Urquiola y los más pretensiosos —y los menos también— abogan por un regreso del Relámpago de Bahía Honda como timonel.

Sin embargo, hay una información que circula desde hace más de un mes a vox populi que ubica al otrora manager de la selección nacional como posible director para la campaña venidera, lo que no al frente de su provincia natal, sino del elenco de Camagüey. Se dice que el Comisionado Provincial de la Ciudad de los Tinajones, Leonel Moa, está deseoso de poder contar con todo el caudal de conocimientos que posee Urquiola, que le podría ayudar a recuperar progresivamente el terreno cedido por los agramontinos. No olviden que en la Serie 56 obtuvieron uno de los más importantes resultados en los últimos 20 años, tras incluirse entre los seis mejores equipos del campeonato.

Todavía no ha existido un pronunciamiento de Urquiola sobre si acepta o no la responsabilidad de dirigir nuevamente en Series Nacionales, aunque él sí ha manifestado que está ávido de retornar a los diamantes beisboleros. Como tampoco se ha informado si Orlando González, timonel agramontino hasta este minuto, se mantiene en su puesto o será reemplazado.

De cualquier forma, si la opción de Alfonso se convierte en realidad, no sería la primera ocasión que Camagüey reciba a un director de otra provincia, pues en la contienda 54 le dio la bienvenida al artemiseño Esteban Lombillo y antes a José Miguel Pineda, René Massip, Juan Coco Gómez, entre otros.

Como tampoco sería novedoso para Urquiola dirigir en Cuba otra selección ajena a Pinar del Río, pues entre 2005 y 2006 estuvo al frente de una escuadra maltrecha a la sazón como Matanzas, a la que comandó dos temporadas con balance de 57 triunfos, 122 descalabros y en su primer año terminó en la última posición de la justa (16) y en la siguiente en el puesto 14.

Alfonso Urquiola y Jorge Fuentes, desde el alto mando de dirección, le han dado a la más occidental de las provincias importantes resultados en el panorama beisbolero cubano. El primero se proclamó campeón en la Serie 37 y en la 39 culminó en el segundo puesto, para once años después incorporar a los Vegueros en el camino del cetro en la Serie de Oro. Luego volvió a reaparecer en la Serie 53 tributándole otro título nacional a su terruño.

Como estratega de selecciones nacionales tuvo varias oportunidades y una de las más notables fue en los Juegos Panamericanos de Winnpeg 1999, donde la isla se llevó el cetro. También ha escrito en su expediente una amplia colaboración con el beisbol panameño que inició a principios de siglo y lo llevó a dirigir incluso la selección nacional istmeña. (Néstor Pérez)

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Vistas

To Top